miércoles, 31 de octubre de 2007

La indecisión de las bufandas

Parece que llevamos tres días con el fresquillo subido y con el chaparrón puesto.
Rabia me da el asunto de los cambios tontos del tiempo. No, no nada de lo de Gore, me refiero a lo normal, lo de toda la vida, que si las camisetitas y el abrigón, la toalla, elaftersán y los guantes y la bolsa de agua caliente, las esnaladas y las castañas. De las de comer, digo.

Ayer, de vuelta en bici me estaba dando una rachra de airecico importante. De pronto y al parar en un semáforo -civismo ante todo- me dio en las narices el olor de otoño en forma de castaña, de humo de brasasa malas, de piel de boniato requemada, de cortinita caliente y de fresco a los lados, de la castañera aquella que estaba al lado del Sepu, donde el edificio aquel porticado, en donde ahora hay, cosas de la vida moderna, un edificio gubernamental y una tienda Nike, que son cosas muy así, pero que a mi no me gustan nada. He de ir pensando en más cosas que no me gustan, no me olvido, no.


Las amelís y los gafapastas son adoradores de las bufandas. Pero a mi me gustan de antes, ojo, no os vayáis a confundir

El otro día lo del cambio de la hora, que a mi, por mucho que me lo expliquen sigo sin creérmelo. Famélica legión d electores, si alguien entiende quién ahorra cambiando la hora, ruego me lo explique, porque me da que para los septentrionales de la cosa europea eso es una burra coja, ciega y con bufanda, que iguala aun noruego le viene bien, pero aquí me da que no.

Pero lo peor es la indecisión de las bufandas. ¿Me la pongo o no? Que aún ves a cuatro guiris, dos locos y una macizorra en top luciendo chichas a la vez que tres zumbados llevan ya el plumífero, que tampoco. Que tenemos los termostatos muy tostados, me parece a mi. Y que yo, por mor de la bici, ya llevo guantes y me ato un fular al cuello, cosa umbraliana también, pero que me he cruzado con una moza en tirantes que me ha dejado frío. Bueno, ya me entendéis. La indecisión de las bufandas. Que me la pongo, que si no, la gargnta se me pone mal a la primera, cofcof, me da la tos y en tres días la hemos liado.

Yo no se, pero que a estas alturas aún estemos a vueltas con la transición me parece un exceso La del calor al frío, ya se sabe por dónde voy. Mañana la bufanda.

PD: Acabo de estornudar. Palabra.

PD2: Estoy por venderle este título a Tomeo, para que nos haga una novelita fascinante.

martes, 30 de octubre de 2007

Aún hay clases

Teníamos, además del libro de inglés, una especie de revistilla, impresa en un papel malucho que olía fatal, con reportajillos, pasatiempos y cosas así para hacer actividades y tal. O sea, como fichas pero en forma de revista, para hacerlo un poco más entretenido. Los lectores-usuarios ya un poco polloperas, no estábamos para fichitas y para chuparnos el dedo, jolín.
La cosa es que en una de esas revistillas de colorinajos llevaba una pequeña información sobre el nuevo grupo que encabezaba un tal David Coverdale. Al parecer, el melenudo de la foto cantaba en un grupo, pero se medio fue o le medio echaron y ahora había montado otro que se llamaba Whitesnake. Serpiente blanca, Menudo repelús.






Tanta laca, tanta laca, media capa de ozono refrita cada vez que actuaban. Os pilla el Gore y os da dos tortas que pa qué.


En realidad todo era un rollo para que hablásemos en inglés. ¿Crees que con su nueva banda David Coverdale tendrá el éxito que tuvo con su grupo anterior? Yesaidú. ¿Güai? Joer, pues no se. ¿Porque no se peina? ¿O porque se peina demasiado? Porque, claro, de Whitesnake no teníamos ni idea los pipiolos que allí estábamos sudando la gota gorda para hacernos entender.El inglés es raro. Bueno, puede que el inglés no, pero la forma de enseñarlo si. Aquello de que no hubiese una gramática para consultar, que todo fuese lisen and answer, que no hubiese reglas que aprender, pues no se, era raro. De una gente que enmoqueta los retretes no se puede esperar nada bueno. Y sin embargo, empezábamos a saberlo todo sobre David Coverdale.

También me acuerdo de aquel profe que jugaba a la ruleta rusa. Un turno de preguntas y respuestas para toda la clase. Si errabas, te saltaba el turno hasta la vuelta siguiente. Sacaba un llavero de esos de anilla que van tan bien aunque estén un poco demodés. Cogía la llave amarilla gorda aquella, que parecía de puerta de claustro lo menos, y cliclic. ¿Jagüaryú? ¿Um? ¡Cliclic! ¿Jagüaryú? Em...¿yes? ¡Cliclic! ¿Jagüaryú? !Fainzacs! Y hala, ese adelantaba. A mi me ponía malo. Un día se lo dije, que me ponía de los nervios. ¡Venga aquí! Uy, más nervios aún. Me acerco a la mesa, frente por frente. Saca la llave de marras y empieza a preguntarme. ¿Duyulaictí? Y le contesto. ¿Güay? Y le vuelvo a contestar. ¿Guatduyuprifer, tiormilc? Y sigo. Lo ves, me dice. No son nervios, es que no te lo sabes. Si te lo sabes, contestas bien. Acabas de hacerlo.


Bueno, si, vale, pero siempre me he puesto de los nervios con esas cosas y he terminado trabucado. Pero la ruleta rusa estaba bien: te obligaba a responder casi sin pensar, o mejor dicho, sin traducir; directamente, mejor o peor pero siempre directo, en inglés.


A pesar de todo, sigo si verle la conexión a David Coverdale y a la gramatica. Cosas del Continente.

lunes, 29 de octubre de 2007

Música y lágrimas: Las canciones más deprimentes de la historia

Hacía ya demasiado tiempo que no colocábamos una lista infame de esas que de vez en cuando hacemos Pierrot le Fou y este Nodisparenalpianista que les saluda.La música amansa a las fieras, es el alimento del amor, pero a veces nos sume en la mayor de las tristezas. Abstenerse de leer los pusilánimes, pobres de espíritu, lánguidos y tristones, porque pueden acabar haciendo vuelo sin motor ventana abajo, Y luego no digáis que no hemos avisado.



La clave es:

Pierrot le Fou (PlF), Nodisparenalpianista (NDAP)
Y si las fotos no cuadran con los textillos, oye, poues os lo imagináisn que esto dl editor del html fallan más que los de los agujeros del Ave.



Comienza el horror


Nunca le pises un callo a alguien mientras bailas el bimbó, que te pilla Yoryidán y te mete dos puñetazos que te pone los ojos a la virulé. Por cierto, que parece que esté un poco mellado, ¿a que si?





1. Imagine... (PlF)

que te callas de una vez!


Dan ganas de pintarrajearle el piano blanco y de estrangular a la yoko con las cortinas volantes...




Como sus pille os monto una performance que se os quitan de golpe las ganas de hacer el ganso con tanta lista y tanta tontería









2. El Bimbó (NDAP)



Con lo que luego ha sido Georgie Dann y lo que nos amargó el pan dulzón que nos zampábamos con nocilla y jamón york. Georgie Dann y sus jamonas, otro tema. Bailemos el bimbó. Y yo a una esquina, llorando.






Georgie Dann y las jamonas, el tema, o sea. Este tío es un fenómeno., Cada tres veranos graba una canción, seis bolos con las nenas y a vivir. Hay funcionarios que trabajan más que él.





3. Paquito Chocolatero. (PlF)

Quien no ha hecho el ridículo alguna vez en las fiestas de su pueblo? Baile ultrapaleto, más aún que el pasodoble

(pues a mi me gusta...) (NDAP)

bueno, si quieres suprime el paquito... es mi aversión a lo verbenero (PlF)





Más que la bomba, la versión que perpetró KingAfrica es la castaña, la megacastaña. Por qué no pondrá alguien a régimen a este zanganón para que se le quede un tipito como el de las churripelochas











No me extraña que al Paquito Chocolatero original se le quedase esa cara, pobre tío...





4. La Lambada (NDAP)

Tengo mis dudas sobre qué es más penoso, si la canción en si misma o el tonto que se arrima a la de silbeantes caderas y está a punto de desencajarse la ídem, porque a según que horas, edades y alcoholes, pues casi mejor no iniciar deportes de riesgo. Por otra parte, en cuanto terminaba la canción, te podías reír del memo. Algo es algo.







No, chato, no, que tú no eres el mulatón de torso gracil, ni la tronca es la maciza de las florecicas, que el garrafón es muy chungo y que con tanto voltear se te va la olla y se te mezcla con los alcoholes. Y luego los de la oficina -porque esto es muy de cena de Navidad- se te van a estar pitorreando el año entero.






5. Love Story (PlF).

Y encima le ponen letra!










Y no sólo le ponen letra. los hay que le ponen hasta foto para contarnos su vida. Oiga, hombre ¿le cuento yo la mía? Pues váyase por ahí a dar la tabarra con el sitar y la tontería jipilonga.






6. La ocarina (NDAP.

A ver, que esto no es una bola: yo oí decir a una zumbada una vez que esa era su canción y se ponía medio idiota cuando la oía.
Por favor, ¿no podían soplarla al reves y tragársela? Total...









¡Que te toques la ocarina y nos dejes en paz, tía pesada!









7. Los pajaritos, por supuesto. (PlF)

Resulta que era un canción popular alemana que se hizo famosa en media europa antes que la del acordeón la versionara aquí. Pero claro, por entonces los piratas de la sgae aún estaban en pañales...

jajaja, yo tambien la tenia!!!! (NDAP)




Es que iba a decir una tontada, pero el cóctel de los Pajaritos cantados por Parchís me está poniendo malo el hígado. Y se que está feo, y que lo criticaba el otro día, pero es que estos están pidiendo a gritos un capado de tortas cada uno. O una mili de siete años.





8. Los Pajaritos (NDAP).

Asados, no se, codornices, tiroteados, sin plumas. Y a mi es que la del acordeón me pone de los nervios. Verla y empezarme a temblar la mano.






Aunque seas un gafapasta supercool y toda la matraca, en cuanto enfiles los pajaritos parecerá que tienes escocidos los sobacos, chato.
(Qué tío. Menuda cara de "un cubata más y la lío")







9. Que será, será (PlF).

Doris Day era irritante callada y odiosa cuando hablaba, pero cuando se puso a cantar... La escena más terrorífica rodada por Hitchcock
Qué horror. Porque era de las canciones que se pegaban, como explicaba
FutBlog en lo suyo...





Hemos de hacer una lista de las más cursis del universo. Ya veo la lucha por el podio entre MariTrini, DorisDay y MaríaJesus y su acordeón







10. Cómo me pica la nariz (NDAP).

Dejémonos de connotaciones estupefacientes y vayamos al grano. En la nariz, claro. Habiendo piezas estupendas como lo del auto de papá o la de Hola Don Pepito, Hola don José, ¿qué se les pasó por la cabeza, o por las narices a los aragoneses para perpetrar esa castaña? Claro que también cometieron aquella de Dale Ramón al balón o así, que arruinó la infancia de no pocos Monchitos. Monchito, tiene tela también.

Bueno, Arnau dice "dale mamón"... estos niños... (PlF)




Juanito y Panchito Ruido, los Payarockers. Sin duda, sólo para los niños que han sido malos remalos. Es que se te aparecen estos dos siameses en una fiesta de tu cumpleaños y les prendes fuego a las piernas con las velitas de la tarta.
Pero ¿por qué tanta mala sombra con los pobres nenes?






Premio especial del Jurado

Sopa de amor (PlF)


Una tortura disfrazada de canción infantil. Y hablando de sopas, Sopa de caracol, claro: Watanegui consup, iupipati, iupipami, wuli wani wanaga... Arjjj!

OOOOOhhhh, fantástica. Tambíen de las que se pegan, empachan y son fácilmente regurgitables. "Sabor de amor" también va por ahí, aunque Fernando el del
Longaislanaistí la cantase muy bien... (NDAP).



Es difícil quedarse con lo peor, si el niño grimosillo repeinado, si la repolluda de la niña o la chunguez de ambos dos dándole al pleibac.



Mención especial

Amigo Félix (NDAP).


Pero que mal rollo de estribillo, "cuando llegues al Cielo" dedicada a un queridísimo personaje que fallece en accidente aéreo. No, no, el bestia no soy yo, sino el burro que escribió la letra.


Si, si, es lo que parece. El Cocoguagua y la niña aquella que llevaba un pelucón que parecía un Airgam Boy. Sus primeros elepeses. Se supone que perpetrarían más. Por favor, ¿tan malos nenes fuimos para merecer que nos traumatizasen de ese modo????
















Bravo, pero cómo no!!! la letra era lisérgica! (PlF)

Joer, y los que la cantaban!!!!
A mi aún me traumatiza pensarla!!! (NDAP)

domingo, 28 de octubre de 2007

Sobre las horas o si pago o no pago a los comentaristas

Domingo

Termina el chatGuep en récord, con cuarenta y dos tontadas pegadas. Qué pocas cosas tenemos que hacer, ¿verdad amigos? Bueno, todo sea porque no estéis en la calle bebiendo vino.



Lunes

Empieza la semana de la prensa, por así decirlo. Entre chistes con mala pata y talento con buen tino, yo diría que gana Mingote en colorín. Pues muy bien.

Nueva encuesta, dedicada a la sin par Rocío y su apasionante tesis. Bueno, apasionante, no se, según. Según se vote, digo. Yo creo que si llegásemos a cuarenta votos, estaría obligada moralmente a cambiar el tema de la tesis. Por cierto, que me sigo acordando de que te debo una entrada. Llegará, llegará.



Martes

Por fin se desvela la historia del infortunado Joaquín y de su troceada biblioteca. Ya se ve, a mi me car fenomenal, y por lo que leemos, a todos nos causa simpatía. Se merecía apadrinarnos la guep, por ejemplo. Las historias de la feria de viejo aún no han terminado, Muy pronto, más capítulos.



Miércoles

Seguimos con la semana de la prensa. A propósito de los dieciocho años de El Mundo, os endoso un rollo de cuando salió, de cómo lo recuerdo, vaya. Se debate bien.

Hay nueva cuenta atrás. Todo se aclara. Es un decir. Bueno, qué se yo.



Jueves

Sigue, aunque con matices, la semana de los medios. Sobre el tío ese que curró a una mocita. Desde el jueves a hoy han corrido ríos de tinta (negra, con perdón) sobre el asunto. A todo lo dicho podíamos añadir lo de las cortinas de humo. Pero eso me lo reservo para otro día, que es un tema fascinante.

Ya llevo tres temas, el de Rocío, la feria y esto. Si es que me tenéis saturado, jolín. Os pido aumento de sueldo ya.



Viernes

Se cuenta sobre estados en una cafetería y el debate se va sobre si plumas o bolis. Bueno, está bien. Habrá continuidad, pero cambiaré la etiqueta. Por cierto, ¿hay alguien que se mire la chorrada de las etiquetas? Bueno, en atención a la inmensa minoría, las seguiré poniendo.



Sábado

Se abre otro debate sobre los que dieron su vida por la Fe y que el domingo se reconocerán como beatos. Al dato hay que añadir una cosa fundamental: que murieron perdonando y pidiendo el perdón para sus torturadores y asesinos. A mi me sigue pareciendo curioso -por así decirlo- que sus asesinos y torturadores, los partidos en los que militaron y que dieron instrucciones, los que se declaran herederos de sus acciones, no hayan pedido perdón por las animaladas que hicieron. Esos mismos que no se cansan de exigirnos que pidamos perdón por todo, siguen sin predicar con el ejemplo. Está visto, no todos somos iguales. Por suerte.

Ay, el cambio de hora. Más murga que Maria chateando. Otro tema. A ver si me acuerdo.



Domingo

Hago balance de la semana. He entrado en temas polémicos y complejos en estos días. O buien directamente o bien de refilón. Quiero agradeceros, y lo digo bien en serio, vuetsras respetuosas y educadas participaciones. Habéis estado de acuerdo al cien por cien, de lado, un trocito y opuestos, refractarios o enfrentados. Pero con sensatez, con argumentos y con respeto. La verdad, viendo como está el patio, me cuelgo la medalla de haber conseguido contactar con una peña de tíos capaz de decir las cosas, pero bien. No siempre ha sido así, que también ha caído por aquí algún indeseable, pero quiero pensar que la fuerza de los hechos -que somos más, más educados, mas respetuosos y más divertidos- les han hecho irse a dar la brasa a otra parte.Total, que gracias, que ya acierto yo cuando digo que lo mejor de mi piano es que os guste escucharlo, y no os sigo haciendo la pelota que luego andan diciendo por ahí que si os tengo pagados para que me doréis la píldora.

Buena semana a todos y quien quiera chat, que se vaya a lo de Néstor.

sábado, 27 de octubre de 2007

La historia

Es de Nápoles, pero también de mi museo. Es la flagelación de Cristo, de Caravaggio. A punto de la tortura y asesinato. La aventura más grande jamás sucedida.




Ayer continuaba el crimen. Cerca de mi oí una conversación entre crueles bromas y chistes macabros sobre los más de cuatrocientos compatriotas que la Iglesia reconocerá mañana como beatos. Ellos eran buenos y perdonaron (y creo que siguen perdonando) a sus verdugos.
No se, a mi se me ocurre que hay gente con demasiadas ganas de seguir haciendo daño.

viernes, 26 de octubre de 2007

Vienés

El ruido de la pluma al estrellarse contra el suelo le sacó de sus ensoñaciones. La cubierta lacada hecha trizas, las gotas y los gotarrones de tinta sobre las baldosas desgatadas y en el bajo del pantalón, el plumín un poco deformado; sentenciada.

Se agachó y recogió los trozos. Pensó en lo que otras veces había pensado: la tinta allí, qué palabras escondería. Le hubiese gustado irla extendiendo hasta ver qué tenía dentro. Palabras como distancia, azul, división, grosor, jabón, firmas, rec-rec sobre el papel, brillo o puntitos. Fue cogiendo los trocitos y los dejó en el cenicero.
Si se me ocurriese apuntar estas cosas. He de irme a comprar un lápiz. Y un sacapuntas.



Adiós, pluma, adiós.




Y allí la dejó, rota, medio vacía. La taza con la espumilla del café y la cucharita con la nata.

Cling, cling, la puerta se cierra.

jueves, 25 de octubre de 2007

No hay que pegarse

Resulta que salen unas imágenes de un tío con muy malas pintas en un vagón del metro inflando a tortas a una chavalita. Lo que es, que te lo cuentan y vaya, que lo ves y te indignas. Y apostillan a la cosa. Es una agresión racista, porque la moza en cuestión era del Ecuador y el pegón llevaba la cabeza más bien pelada o por ahí.

Y claro, falta tiempo para que a la peña se le llene la boca, que si tal, lo de siempre, ya sabemos.
Y aquí uno, que lleva tres días con lo periodístico subido, que no lo acaba de ver.


O sea, me digo, ¿lo noticioso es el origen racial de ambos dos protagonistas?. Y yo pensando que era la tele. O sea, el tener imágenes del hecho y el haberlas repetido la tira d eveces por televisión. Pero no, lo que le sulfura a la tropa es que haya podido haber un componente racista en la agresión. Oye, que la han currado. Si pero es que es racista. Ya,bueno, pero si es que te dan dos tortas y duelen igual ¿no? Pues parece que no.

Afirmo -y quien se la tenga que coger con papel de fumar avisado queda- lo grave es que uno vaya en metro o en donde sea y que otro le infle a palos. El motivo es completamente accesorio. Es decir, que si soy de la Ponferradina y tú del Logroñés y que si por eso me tuestas, pues fatal. Si yo de Tanqueray y tú de Bombay, fatal también. Yo de Quevedo -siempre Quevedo- y tú de Góngora, yo de los Floyd, tú de Soft Machine, es lo mismo.
La canallada es que uno le pegue a otro.
Independientemente de por qué o por qué no, por si me has mirado mal o por si es la prueba para dejarte entrar en mi banda latinquinguera. Bueno, de eso se habla poco, porque si no los lobis se ponen muy chungos. Hala, más papel.

Claro, ahora que lo pienso, no todo el mundo puede decirlo igual. Los hombres de paz y todo aquello, las campañas electorales en las que es lícito atacar violentamente a unos para que no puedan hablar, la persecución del que discrepa. Según parece, a la primera vista, la fiscalía ni se presentó. Y ahora se ponen estupendos. Con un ministrín como éste, a ver quién le saca los colores a los jurisconsultos. Pero no era eso lo de hoy, aunque también.


Vuelvo y repito lo del papel de fumar. Aquí, con la matraca del racismo, los únicos que mojan pan son los sacamantecas de las oenegeses chupadelbote que denuncian, denuncian y denuncian cuando hay tema para pillar indemnización, pero que aún han de decir piopio cuando los que zurran son de otro color.

Recuerdo, no hace tanto, cuando en la plaza más céntrica de la villa montaron un campamento un grupo hermoso de negros. Claro, yo, más bien blancuzco, los veía mayormente iguales. Pero no era así. Se habían repartido el redondel por secciones, aquí los del Senegal que son nosecuantos, aquí los de Costa de Marfil que son nosequé, en aquel lado los del Congo y más para allá los de no se dónde más. O sea, que lo mismo que yo distingo entre una sueca y una belga, ellos entre lo suyo igual. Y a mi una sueca, pues muy bien, una belga, pues simpática, a ver, pero al parecer en esos campamentos tenían requeteprohibidísima la entrada los de una tropa en el territorio de la otra. Y los de sosracismo tocándose la bandurria.

Pero tampoco estaba en eso.


Hace unos días, un pobre padre consiguió un triunfo que maldita la gracia que tiene, pero al menos lo logró. A base de denunciarlo en los medios y de dar la murga, consiguió que los de yutup quitasen un video en el que unos canallas desalmados se regocijaban maltratando a su hijo. El chavalote, para más Inri, era deficiente, con lo que lo de la indefensión aún era más evidente. Carlos Herrera, mi admirado Carlos Herrera, no dedicó su hora de los oyentes para hablar del tema. Pero hoy si que lo ha hecho para dar micro a lo de la chiquita ésta, no por agredida sino por ecuatoriana. Querido líder, hasta el corvejón la hemos metido.

Pues esa es la cosa. Que no se pegue la gente. Y que no manipulen los coloricos, con lo bonitos que son, para arrimar el ascua a su sardina, que si de algo andamos por aquí sobrados es de jetas y subvencionados. Y el del papel de fumar haciéndose de oro.

miércoles, 24 de octubre de 2007

18

Resulta que hoy, bueno ayer, vaya, ya nos entendemos, hizo dieciocho años de El Mundo.
¿Y dónde estaríamos antes? Tanto bigbang y tanta tontería y resulta que ya nadie se acuerda de anteayer. Claro, así no me extraña que haya tontorrones que estén con la matraca de la memoria histórica, que es como lo de poner cosas en otros idiomas cuando uno habla el suyo: una idiotez. O memoria o historia, pero las dos cosas a la vez, pues no pegan.
Me acordaba yo de aquel piso en el que apenas viví un mes y poco, cuando salió lo del periódico este que se llama como el orbe que nos ha tocado poblar. Resulta que en la tele echaban un debate que moderaba, por así decirlo, Miguel Ángel Gozalo. Se llamaba "Derecho a discrepar". Qué ironía. Aquella velada combatían, por una parte el ministro aquel que era elecricista, pero que no tenía ni chispa ni brillo ni dos dedos de talento, y por la otra los de la canallesca. Entre ellos había uno que llevaba unos tirantes estrambóticos y que largaba fino. Era el director de Diario 16, un periódico nacido en la Transición, que tenía fama de moderno y que estaba haciendo un periodismo muy americano, valentón y detectivesco. Estaban las huestes de Pedro J. con la lupa puesta en las corrupciones de Interior y habían pinchado en hueso con lo del GAL. En aquel debate, Pedro J. arrinconó al ministro que se reveló maleducado y violento. Diría yo que, por primera vez, en un medio de comunicación masivo, la tele de entonces, de la de dos canales y cosillas autonómicas, alguien se atrevía a relacionar al Gobierno socialista con los crímenes de un grupo terrorista.
Con el tiempo, un año y poco después, al propio Gozalo, que en aquel debate me cayó fatal por la de capotes que le echaba al señorito, fue liquidado por el Solana aquel que dirigió la tele y que no me acuerdo si era de los dos hermanos el tonto o el más tonto. Vaya tropa.

Por entonces, también, leí Watchen por primnera vez.

Y segunda y tercera y más.


A los pocos días del debate, las maniobras surtieron efecto y Pedro J. era eliminado de la dirección de Diario16. Los cables el electricista terminaron por convertirle el sillón en eléctrico, pero al parecer, aún tuvo tiempo de salir de allí, aunque algo chamuscado. Así se las gastan, decíamos, los del Gobierno del progreso y de la cal viva. Bueno, la cal viva a ún no sabíamos, ni lo de los mendigos que mataba el CESID haciendo experimentos a ver si cantaban, ni los de la extorsión para financiarse, aquellas cositas. En su huida, Pedro J. se llevó a sus colaboradores más cercanos y prometió que volvería. Y va y vuelve.

En cuatro días, como quien dice, montan un periódico la mar de moderno, muy bien diseñado, limpio y claro, como de un tiempo más avanzado, que se apoya en la fuerza de los gatos recién escaldados. Y empiezan a ser el azote de los que les acaban de correr a gorrazos. Pero es que encima estaba bien escrito.

Recuerdo, decía, lo del piso aquel en el quee estuve un mes o por ahí. Se compraba la prensa y se iba variando, claro. es lo que tiene compartir piso con peridistas aspirantes. Y leíamos el Mundo con fruición. La verdad es que era un diario que conectaba fácilmente: era de oposición militante, estaba muy bien confeccionado y hacía bandera de la independencia que le permitía decir lo que otros callaban. Pronto, por su militancia contra González, le atribuyeron el sambenito de derechón. Un sitio en el que escribía Umbral, Martín Prieto -dos excolumnistasde bandera de El País-, Villena, Pombo e Hidalgo -rememorando aquellas tardes de gloria de la tele en las que hacían una tertulia literaria, a la misma hora en que ahora dan culebrones- , Ortiz y con el tiempo, Aurora Pavón o Gala. Pero algo había que decir.

A mi me gustaba porque por fin se ponían alguien a investigar el asunto de los GAL, con Cerdán y Rubio -por ello también llamaban filoetarra a los que estábamos por aclarar esa basura putrefacta y rodeada de cal viva, qué cosas- , porque adecuaba el diseño al contenido, porque me divertía Carlos Boyero dando leña, porque entendía un poco la economía gracias a Cacho, los corresponsales, con Rojo y Mújica a la cabeza te transportaban a las cosas que contaban, yencina estaban Ricardo y Nacho, con los mejores chistes del momento. Me gustaba un poco el ABC, porque estaba bien escrito, pero manchaba mucho y la grapa me tostaba, El País estaba aburguesado y rendido al poderoso, y cuando quería ir de moderno resultaba poco creible, al Diario 16 le cogimos tirria, del Diario de Navarra me interesaba la cartelera, por lo del cine y un poco después me aficioné, en aquel verano de rehabilitación y estudios al Independiente, creo que el último intento de diario serio, mayormente opinativo y un poco de élite. Aquel verano publicaban por entregas una novela de mi admirado Jesús Ferrero y una especie de reportajón polemicoide sobre el Opus Dei, que era para oscilar entre la carcajada y la indignación, lo uno por las tontadas, lo otro por las trolas que contaban. Y la peña traga que te traga. En fin.

Me acuerdo de cuando Pedro J. respondía indignado al anunco de El Sol, un periodiquillo con vocación de colorín, de remodernísimo, que en su primer fin de semana se vendía en una bolsita de plástico por la cantidad de chorradas que llevaba de regalo. Hasta una estantería para el diccionario enciclopédico que regalaba a trozos. Entonces decía que ellos vendían noticias, y que no era serio convertir el quiosco en un supermercado, o algo así. Ay, esclavos de nuestras palabras...


Hace poco oía a uno que argumena que El Mundo y El País son iguales. Que su línea editorial es la misma. Sacrilegio. O no. en realidad, no tanto. Si acaso, columnistas algo más distantes, pero el editorial, salvando los temas que incumben a los socialistas, pues tampoco son tan distintos.
A mi hace un tiempo que me cruje, porque igual echo de menos aquel Mundo ilusionado, osado y con sed de justica, sin tanto potal digital, licencias de TV y demás zarandajas. Ahora le echo un ojo, claro, un poco como a los demás, aunque menos, desde que somos huérfanos de Umbral. Leo unos cuantos más, claro y me confecciono el mío propio, aunque preferiría encontrar algo más sensato hecho pretaporter, como quien dice. De todos modos, me queda el buen recuerdo de aquel comedor feote lleno de estudiantes de periodismo, repartiendonos el periódico a trozos, devorando el relato de Alfonso Rojo, las mordacers críricas de Boyero y la columna de Manuel Hidalgo. Cuando a uno le dan tanta leña desde tantos sitios, buenos, malos, regulares y peores, es que hay algo valioso, aunque sea pequeñito, escondido y medio feo.


De todos modos, para el futuro me temo lo peor: Gore se ha propuesto salvar el mundo. Está todo perdido. A ver dónde iremos después.

martes, 23 de octubre de 2007

Recuento de libros de viejo III: Joaquín

Memoria de lo publicado

Recuento I
Recuento II

Vuelvo al cabo de unos días y me da tiempo a pasar por allí, no se, media hora o tres cuartos. Recorro un lateral, el que el primer día pasé más deprisa y le dedico un ratilloalgo más atento. Lo liquido y vuelvo a la Canuda. A la caseta, quiero decir. Mirando, mirando, releo lo menos cuatro veces la tira de clásicos de una colecciñón de tapa dura y blanca a ver si me he liado y están las Meditaciones de Marco Aurelio, pero no, siguen sin dejarse. No hay problema, están en Cátedra, creo. Será que no ha llegado su momento. Mirando, mirando, un Umbral. Abro y leo: Joaquín. Y si, subrayado y comentado. Qué bueno., me sigo preguntando quién sería ese Joaquín, con quien comparto gustos literarios. Hoy el vendedor es un chico joven, no el señor del bigotón del otro día. Encuentro un par de libros más de Umbral uno, el otro no y como s eme echa el tiempo encima, le regateo a ver. Me comenta, me baja tres euros y me dice que si me parece bien o qué. Pues claro, que voy a tener que ir a al tienda a que me deis de comer a fin de mes. Hablamos, me dice que le parece que había uno de Umbral escrito a cuatro manos con... ¿Villena? puede ser. La mar de curioso. Busca un rato peor no lo encuentra. Quedamos que si lo encuentra me lo reserva. Le digo que hay muchos de un tal Joaquín. Oye, tú no sabrás algo de ses Joaquín. y me cuenta.

Resulta que él es amigo de la tienda, pero que no trabaja allí, que ayuda y hace cosas, pero que en realidad es periodista. Que a veces les ayuda a gestionar compras de bibliotecas y así. Yo les ayudé con la de Joaquín. ¿Si? Si.




El exlibris no es para echar cohetes, la verdad. Un cuño sencillo y funcional. Lo usó en pocos libros. De los que vi, al menos



Según me dice, era una colección espectacular. Eran unos cuatro mil quiniento volúmenes. Todos datados, leídos y subrayados, algunos con comentarios. Me dice que él se encargo de comprársela para la tienda y que se quedó maravillado cuando la vió. Oye le pregunto un tanto temeroso, ¿qué pasó con Joaquín? Pues que falleció. Al parecer se trataba de un jurista importante, aunque ni me concretó sus spellidos ni qué era exactamente. Evidente, no me importaba ni lo uno ni lo otro. Era una mala noticia saber que Joaquín había muerto. Claro, yo ya lo sospechaba, pero prefería aferrarme a pensar que se hubiese tenido que traslada a algún sitio y que se hubiese visto obligado a vender por no poder trasladar su copiosa biblioteca. Que estuviese renovando la casa y que se desprendiese de los libros viejos, cosa que no pega con un amante bibliófilo, pero mejor que morirse es. Pero no, mi colega, compañero de lecturas, comilitón de autores, aliado de pasiones, mi amigo invisible Joaquín se había muerto. Y eso no era lo peor. Bueno, si, pero ya nos entendemos, estamos en términos literarios, que es como decir de sentiminetos. Lo peor es que nadie quiso el legado, la memoria, las palabras elegidas por Joaquín. Nadie le quiso conservar a través de sus libros, nadie se decidió a salvaguardar sus pensamientos en forma de acotaciones al margen, nadie quiso mantener su legado intelectual que es, en resumen, su propia persona. Me sentí triste por Joaquín.





Hace diez años Joaquín lo compró. Diez años después la biblioteca de Joaquín ya no existe. Tengo algunos trocitos.

Bueno, va, pues si lo encuentras, me lo guardas que mañana por la tarde me paso. Vale, me dice el vendedor aficionado que vió toda la colección, toda la obra de Joaquín. de reojo veo un Tusquets que me suena. El otoño en Pequín, de mi adorado Boris Vian. Me acerco. Ha de ser de Joaquín. Lo saco de la tira, abro, busco la segunda página y veo su firma, que ya me es familiar. Hojeo y veo el rastro de su lápiz de mina blanda y trazo grueso.


Me parece curioso que Joaquín tenía ediciones muy recientes de sus libros. Supongo que con unas cuantas generaciones de distancia, yo tengo una versión muy anterior de ese libro, de Bruguera, gastada, leída y rica. Él tenía una moderna, leída y ahora triste.


Sopeso si la compro o no.


Llevo un dineral gastado este año,
tengo ese libro,
voy a llegar tarde.


¡Y a mi, amigo Joaquín!


Espero que quien lo compre disfrute de las aventuras en el desierto de Exopotamia. También espero que piense en quién sería ese misterioso Joaquín que firmó la segunda hoja.


Antes ya decidí que conservaría el trocito del legado de Joaquín que la fortuna y unos cuantos euricos habían puesto en mis manos. Del amigo Joaquín al que nunca he conocido pero con quien tanto comparto.

lunes, 22 de octubre de 2007

Entre dos, me quedo con uno

Hace unos días, de pasada, revisando la cosa de la prensa, pero tan saturado que no me dio tiempo ni de aprehenderlo casi, vi un dibujo de mi cada día más admirado Mingote. Me encantó. Me pareció tan bien pintado, tan i9nteligente, tan suave, tan irónico, tan duro y a la vez tan sensato que no me olvidé. Junto diez minuticos y lo localizo.

Aquí lo pego, en los colorines de la guep. Yo lo vi en blanco y negro de papel prensa, que es como se han de leer las cosa. En papel, digo.






Luego lo otro. Unos que se rediseñan. Un profe que decía que cuando los diarios se rediseñan es que algo va mal, muy mal. En estas últimas semanas, tras la salida de Público esa espece de gratuito chungo que es tan chungo que ni es gratuito, se han rediseñado La Vanguardia y El País con acento en la I. bueno, pues bienvenido sea el rediseño. Me qued con tres datos: uno, el acento cutre que le han puesto en azulón, que no se por qué me recuerda al triangulico que le pusieron al Diario 16. Dos que en lugar de ser independiente y matutino ahora es "global y en español" que no tengo ni idea de qué quiere decir, pero que me suena a mamarrachada modernilla. Y tercerio un titular en portada, el primero de hecho, que reza tal que así: "¿Qué es esa enfermedad que no recuerdo? ¿Eisenhower?", para presentar una información y un texto del propio afectado, sobre el padecimiento que nos dijo ayer que padecía Pasqual Maragall.

Por mucho que el entrecomillado sea del propio Maragall, parece de un pésimo gusto, tanto para él. para el resto de gente que la padece y para sus allegados. Será que los mamporreros del grupo no le perdonan que aupara a la secretaría general del Partido al examigo que ahora les hace ir por la cale de la amargura. No se. A mi me parece mezquino, despreciable, asqueroso. Pero como no soy un progrechupiguay (creo) no tengo derecho a criticarlo. Pues vale.

Evidentemente, entre Mingote y los "globales", me quedo de largo con Mingote y me compadezco de un Maragall con el que poco he simpatizado, a veces nada, pero que siempre me ha resultado simpático y sobre el que lamento la desventura que le pueda venir enc

domingo, 21 de octubre de 2007

De ubedés, corbatas sandokanianas y platos de pasta carbonizados

Domingo
Nueva encuesta para quer si Néstor larga o no larga lo que nos tiene que contar. Récord de comentarios, creo. No se yo si encanta tanto río de alcohol. Pero siempre será mejor que el furbo.

Lunes
Parece que interesa la peripecia de Joaquín, el amigo de los libros y ahora, espero que de loslectores ardientes de esta guep. Pronto más cosas. Mientras tanto os invitaba -y reitero ahora, sería un buen tema para el chat- a que imagináseis la peripecia de Joaquín. Venga, va, letraheridos míos, pegadme un comentario a ver qué os parece. Y los que ya lo hicisteis, podéis repetirlo.


Martes
La Rocíocalderoniana me cita en la guep de un ocasional visitante de por aquí, Egmaiquez, a propósito de las humoradas que le hemos dedicaco al Nobel, -no confundir con noble- Gore y a los planetas Millás y Boris. Ella insiste en que yo me íé y le di el premio de los Lara al ceporro americano, pero no. En todo caso le propuse para sucesivas ocasiones. Y accésit Milikito, que también es muy mediático y perpetra teles. Y Nobel de la paz a Arguiñano, allín en Suecia, con el gorro cocinero, taja perdida y contándoles chistes a los "sinlustres" y "honahorrables" académicos de la dinamita.
Rocío, no me olvido, te debo la lista de nomegustan.


Miércoles
Después de unos retrasos sólo atribuibles a los infortunios varios y a la presión del vivir cada día, llega el capítulo 33 de El final de la cuenta atrás. Todo se complica. Atentos porque es imposibre de prever (o de recordar) lo que sucederá en los proximos capítulos anteriores.
Cumple años Delibes, pero Paco no dice nada. J (punto) deberíamos amenazarle, o algo.


Jueves
Un despiste resuelto con la visita a una tienda de discos. para que luego me llamen piratón. selecto en las compras y buscador de oportunidades. Os cuento y os comento lo del deubedé de Gilmour, que es muy chulo, a ver si le llega que hay por aquí una cuadrilla de fans que le querríamos ver en directo, el tío se enrolla y programma, no se, cinco conciertillos por aquí, que fijo llenaba. Es que a veces falta un empujoncito.

Viernes
La encuesta.
Récord de votos: hemos rebasado los treinta. para la próxima (mañana, hoy, no se) a ver si pasamos de cuarenta, jolín.

Bueno, está visto que para garantizar que la peña se apunte a la cena de dentro de diez años, lo mejor sería que al unísono Néstor se atara la corbata a la frente estilo Sandokán mientras Esther recuerda sus brindises y, ya que estamos, propone otros nuevos. Venga, a ponerse las pilas que nos va a pillar el toro, lo estoy viendo

Sábado
Celebramos el día de Pompeya o de los Floyds en Pompeya, o algo parecido. Igual hemos ganado algún adepto a la causa. Jsv y yo seguimos jugando al tenis en su guep. Venga, va, que necesitamos nuevos contrincantes, que se nos duerme el brazo.

Domingo
Mientras hago esto cuezo lacitos para comerlos con pimientos, choricito picante y tomate salseado -si le pusiese fotos haría salivar a FutBlog, así que casi mejor no- y escucho Incantations de Mike Oldfield. Total, que por lo uno y por lo otro, os dejo no se me vaya a quemar el cedé.

Luego nos vemos.

sábado, 20 de octubre de 2007

Queridos floydianos



Hablando de una cosa y otra, esta semana ha habido varias referencias pinkfloydianas. Por una parte, a raíz de lo que os contaba sobre el deubedé de Gilmour, Futblog pasaba el linc de una cosa en yutup donde se puede ver Echoes sobre las imágenes de 2001, la de Kubrick. De hecho, el director quiso contar con ellos para que le hiciesen la banda sonora, peor por problemas de agendas contratos y demás zarandajas, no pudieron hacerla. De todos modos, la verdad es que imagen y sonido pegan muy bien. ¿Por qué? Pues porque las cosas buenas suelen pegar, como las personas.


A propósito de aquel mismo texto, mi respetado amigo Enrique nos confesaba que iba a colgar un vídeo de esa misma canción, Echoes, interpretada en la película que registró su concierto en el circo de Pompeya en el 72. Es una película extraña, un concierto sin público, un montaje desconcertante, en parte porque se perderon unas bobinas de metraje y hubo que apañarse con lo que quedaba, con lo cual hemos perdido rollos enteros de la interpretación de Gilmour, remontados sobre la imagen de Mason sudando la batería. Enrique es un hombre de palabra y ha cumplido.



Todo este pórtico para presentar dos estampas en ese mismo circo pompeyano, la de arriba y la de abajo. Una a pie de arena y la otra, echa tras saltar la valla que no se podía saltar, para dar idea del espacio desde alto. Como los ecos, una allí y la otra al final.


Al que me encuentre en la foto no le regalaré una lupa pero le admiraré por su ojo de halcón.






PD: Las montañitas del fondo no son el Vesuvio. El volcán estaría, aproximadamente en línea recta con el hombro izquierdo del que mira la foto. O del que la hace. Por eso es importante usar el retrovisor. Nunca se sabe por dónde puede pillarte una erupción.

viernes, 19 de octubre de 2007

Tututí... soy Bauer

El ruidito ese del móvil. Móvil que debería de llamarse portátil, porque móviles móviles, los teléfonos se mueven todos, menos los de pared, salvo cuando hay terremotos. Bueno, esa es una batalla perdida. Igual ya he dado la matraca sobre ella antes. Es igual. Resignación

Bauer es el agente ese antiterrorista de la serie "24" que echan en la tele de madrugada. Yo la grabo y luego, al verla, alucino con lo chuleta y vaquero que es el tío, una cosa mala, oye. El planteamiento de la serie es original y los saltos de la trama estupendos. Vale, si, pero cuando hace pipí, dice mi madre, con razón. Pues como todos, cuando llegan los anuncios. Eso sí, la batería del teléfono no se le acaba nunca, y eso si que tiene mérito.

A mi me encanta que sea tan chuleta, que le resbale tanto todo y que sea un duro y un guaperas de campeonato. Yo le veo bajito, no se. Y tortas se lleva un rato, pero luego liquida a los malos que da gusto. Leal siempre, por dentro o por fuera de la ley. Como los GALes aquellos que intentaba justificar aquel tío que llego a capitoste de la Guardia Civil. Un pasito palante, un pasito patrás. Vaya tela.

En la temporada anterior creo que fue, uno de mi trabajo se bajó un politonto -politonto, si, esta vez no es errata, joer, que me estoy ganando una fama...- de esos que era como el de Bauer. El de su telefonillo, se entiende. Y la cosa tenía su gracia. Hasta que cansó. El otro día en el autobús oí el pitidito y pensé aquí está Bauer y hay lo menos once traficantes de armas químicas disfrazados de señoras de cesto y repollos. O eso o es el de mi trabajo. Y no, era un vaciloncillo de medio pelo. Pero otro, no el mío, como si dijéramos. Porque, claro, si te pita eso, lo natural es contestar "Aquí Bauer" y que el otro flipe. Como pasaba cuando llamaban al piso de Pamplona, que de vez en cuando un vacilón descolgaba y decía "Hola Rafaella", como hacía la Carrá en la tele, y el que llamaba alucinaba. O como cuando lo cogía uno que teníamos adoptado de otro piso y que nos esquilmaba el café. Había tanta confianza que nos cogía el teléfono. Una vez lo coge y se pone a hablar. Al cabo de un rato dice, oye que es para tí, la familia. Y claro se liaba, joer, tómate el café, vale y el martini, bueno, pero encima darle palique a la familia. Nos reíamos, claro. Y así echábamos la tarde, ya ves tú qué tontería.

¿Como dice señorita? ¿Que me han botao del curro? Oiga, pero si yo estaba por ETT. Oiga, y que también se hacer otras cosas... Si quiere le hago lo de Encanna y las empanadillas, y me ponen en algo de Juan y Medio. O del Bertín Osborne, que hago unas imitaciones del Fistrogrumenauer que me quedan niqueladas. Jandemor, nesecito un peasodepatrulla de Bonansa pa desastivar la bombatomicarrrll... Que tengo cuatro churumbeles que tragan como limas... ¿Y en el telepizza no me contratarían? ¡Matías, échame un capote, o una cuenta naranja, tío!!

Veo ahora que se han pulido a Bauer. Ya ves, lo que no consiguen los moros chungos, los chinos perversos -qué más perverso que un chino perverso, como Fumanchú, a ver- y los exsoviético kazajananescos o así, que o te salen ciclistas o te salen con el AK47 debajo del sobaco, lo ha logrado Vasile y Antena 3. Menudo vasile y qué morcilla da, oye, que nos ha dejado con la miel en los labios de saber qué pasará con las otras cuatro bombas atómicas qe quedaban por desactivar.
Eso si, a Gloria Lomana no paran de echarle flores por los informativos esos que tienen. Pero entre Lomana y Bauer, me quedo con él. O con su telefonillo.

jueves, 18 de octubre de 2007

Mi memoria ya no es lo que era (o si)

Ay, se me había olvidado.
El otro día que voy a recoger unas fotos, las de los aviones, creo, si seguro, las últimas que hice, cosas de los químicos, me meto en la tienda de discos que hay cerca. Desde que pirateo a tope, pues voy menos, la verdad. Al precio que están y siendo las castañas que son, pues, la verdad,uno se hace selectivo, elititista si me apuran. Bueno, vale, pero yo al menos sigo comprando. Espero que me sirva de atenuante, Teddy, chori.
Total, que entro y me viene un flas, un chasquido, un chispazo en la memoria. ¿Habrá salido lo de Gilmour?

Y allá que voy, dubidú, me doy un paseo, paso entre unos góticos que no se duchan, me acuerdo de las sobrinorras de Battiato con sus DrMartens y toda la cosa y me llego a la cosa pinkfloydiana. Oye y está.
Y menudo alegrón. Qué tío. Barato no es, pero oye, es Gilmour.
En casa aún tardo dos días, no se en ponerlo. Le dejo madurar, como quien dice.
Y digo, es tremendo. Hay que oirlo. Sólo por ver y oír la versión de Echoes, para mi una de las mejores canciones de los Floyd, merece la pena todo lo demás. No puedo hacer un comentario muy profundo porque aún lo tengo por terminar d edigerir. Son dos deubedeses con todo tipo de cosas, pijadas, documentales, estampillas y así.
Bowie, Gilmour, Crosby y Nash. Que parenem la delantera del equipo de furbo del club de jubilatas, pero que están para rematar los córners. A Bowie le veo mala cara, como inflamado, no se. Bowie era un rendido admirador de Barret. Cuenta que, siendo chaval, al verle en directo le cambió su vida, al menos musical. Y le versiona estupendamente, dicho sea de paso. Crosby y Nash, que no son de lo mío, muy bien, también.Y fueron jipis. Menos mal que maduraron...

Pero sobresale Echoes, no se, porque me fascina esa canción, las canciones de Syd Barret que versionea y que el tío toca entero, de la primera a la última, su tercer disco.
Supongo que eso nos pasará a los aficionados de largo recorrido. Quiero decir alos que tenemos unos cuantos grupos de cabecera y los hemos oído durante mucho tiempo. Ya conté algo de The Cure, que por cierto, van a venir de girra. Pues con los Floyds, más, O sea, que alguna sde sus canciones, discos, historias, son parte de las mías. Echoes lo es. Pero aunque no lo fuese, me fascinaría igual, creo. Echoes, disco Meddle, sale en el deubedé de Pompeya. Imprescindible.

Venga, para que nadie diga quien soy un júligan rendido al arista, le lanzo dos darditos de goma. Uno, que la versión de Shine on you... en plan gran banda está estupenda, claro, pero en comparación con el deubedé que editó en 2002, en el que interpreta una versión semi acústica, pues pierde. En Navidad de hace tres años o así, en una Virgin de París, una que está como entrando en los Campos Elíseos, donde Induráin y tal, pude verlo por primera vez y un poco más y acampo allí mismo entre los gabachuases nespaposibles. Qué pedazo de concierto, el grabado en 2002, con Bob Geldof, hecho unos zorros, Rick Wright espléndido y Robert Wyatt muy cascadete, la verdad. Por cierto que en este, vuelve a salir Wyatt y está mucho mejor de voz y de aspecto. Ojo con Robert Wyatt. Hoy mismo he oído en Radio 3 una versión incluida en su recién editado disco -no tengo el nombre, luego consulto en el Frankfurter Allgemeine Zeitung y os digo- de la canción aquella del Comandante, dedicada al Che Guevara. A mi me causa cada vez menos simpatía, pero la versión es muy bonita. Y siempre nos quedará Soft Machine.



Un trío, rock ascético, en estado puro. Una gozada. En mi humilde opinión no es el mejor disco de los Floyds en solitario, pero está entre los imprescindibles. Hace tiempo que no lo escucho. A ver si lo recupero ya.


Lo otro que echo de menos: pues alguna canción de su estupendo primer disco en solitario, del 78 o por ahí, creo. Se titula como él, esto es, David Gilmour. Lo recomiendo vivamente. A mi me gustó siempre y con el tiempo, más.
Bueno, pues nada, dicho queda y o invito a que lo disfrutéis. Y si me lo pedís, os lo presto. Hasta a ti Teddy, majo.

miércoles, 17 de octubre de 2007

Cumpleaños

Mi muy admirado y querido amigo Don Miguel:



Aprovecho mi proverbial despiste con lo de las postales para hacerle llegar una humilde tonada que paso a cantarle con respetuosa devoción literaria:



Feliz, feliz en tu día (y discúlpeme el tuteo, es que la canción es así),

amiguito que Dios te bendiga,

que reine la paz en tu día

y que cumplas (reitero las disculpas) muchos más



...pingpingping (el piano)



Es mi deseo que con estos trinos no haya hecho caer sobre su amada Castilla más lluvias de las necesarias. Sabiedo que los corzos y las grullas, las alondras y los rebecos, las milanas bonitas y los perros de caza también entienden de lo bueno del remojo, me he permito entonárselo en su honor.



He leído que anda algo alicaído y me sabe muy mal. Porque se de algunos de los pesares que le atormentan desde antiguo, pero también que es usted un buen hombre atento al espectáculo de la vida, de la naturaleza y de la grandeza del Creador. Y, si me permite, con el mayor de los respetos, usted no puede permitirse el lujo de dejarles alegremente a sus hijos, a sus nietos y demás parentela, además de a sus medio primos lectores que, como yo, aún esperamos que nos de la sorpresa de algún escrito por descubrirle. O, sea que, a espabilar y a seguir viendo la maravilla del amanecer, que según mis pocas luces, sigue siendo un milagro tan hermoso como inexplicable. O por ello mismo.



Total, que para celebrarle, le empiezo a leer las Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso, que terminaron por fin en mis manos gracioas a mi amigo Joaquín, que signó este libro en octubre de 1995, esto es, hace doce años, cuando todo éramos tan jóvenes. Tanto como hoy leyendo.








Lógicamente a usted le suena, pero yo lo pongo para la famélica legió de lectores: es el comienzo de Cartas de amor... y el cometario sencillo, preciso y entusiasta de mi amigo Joaquín




Don Miguel, en muestra de mi enormerespeto y rendida admiración prometo no pedir nunca más poara usted ese premio pedorro del Nóbel. Este Nodisparenalpianista que siempre se emociona cuando le lee.



NDAP



PD: Paco, si estás ahí manifiéstate y cuenta algo sobre Miguel, hombre.

martes, 16 de octubre de 2007

Cómo está el planeta

Fatal, me parece. El planeta y el Planeta. Y es que hay días que las casualidades las carga el de los cuernillos, el azufre y el rabo colorado. Que luego la gente se lo toma a chufla y así nos va, recibuendo mandobles por todas partes. Pero esa es otra película.


Me quería referir en lo de hoy a un par de cositas que andan aconteciendo por la rúa. Y que afectan a la cosa planetaria. Por un lado el premio ese que le han dado al expróximo presidente de los Estados Unidos, el inefable Al Gore, que es al sentido común y al barniz de la inteligencia que nos toca, eso mismo: gore. Es que es un tarugo de aúpa. Y encima jeta. Que cuando le tocaba, no quiso firmar la murga esa Kioto y de los tubos de escape o no se qué, y que formó su inmensísima fortuna familiar -heredada imagino, porque a este no le veo con cacumen como para montar ni un chiringuito de los de mi amigo el Tucci- gracias a la explotación d unas minas la mar de apestosas y marranas que hay por Minessota. O por Delaware. O por ahí, vamos. Luego, la cosa chusca: que tiene una mansión con doce mil bombillas la tira de aires acondicionados y calefacción de gasoleo, que también está fatal. Bueno, eso no me lo se bien, peor es algo así. Joer, si queréis documentación, os leeis el Frankfurter Allgemeine Zeitung Y lo linco, y el que tenga de esos, que se lo lea), que en su día era el único periódico del mundo que tenía un documentalista por reportero, para facilitar informaciones bien documentadas, precisas y adecuadas. Joer, como aquí. Si no fuesen tan sosos, yo querría ser alemán, pero no. Qué tíos.


Estamos. El Gore con el premio debajo del sobaco, que si el tío se pone de perfil tapa media capa de ozono. Porque está de buen año. El cambio climático no le ha cambiado el apetito, o es que igual engorda de los nervios, que también podría ser. Igual porque sabe que es un trolero, que en el documentalillo ese que ha perpetrado escatima datos, mete trolas y cuenta una milonga que no pocos científicos, meteorólogos, arqueólogos y tal le están cuestionando. Yo ni dormiría temiendo que me desenmascarase. Dicen que Clinton -otro centella- apenas trabajaba con él porque no se fiaba ni un pelo. Clinton. Gore. Es que aún me tiemblan las piernas.


A dos manos me trinco yo las empanadillas.

Y de postre ¿quedan torrijas?


Luego el Planeta. El del cambio climático no, el bueno. El de la pasta, vamos. Resulta que sonaba que lo había ganado Boris Izaguirre. Según decían ahora, Boris no, que igual finalista. Y que apuntaba a Elvira Lindo, Juan José Millás u otro así, del corte, como si dijéramos. Ahora podía abrillantar el marfil de las teclas del piano para cebarme en esas tres figuras de la cosa, pero paso. No ellos se lo merecen, ni vosotros que os castigue atendiendo a semejantes mentecatos. eso si, Millás en la distancia corta es bueno, pero un relato largo... Por cierto que conectando una cosa y otra: El Lara este de ahora tampoco tiene cara de pasar hambre. Poer no seamos frívolos.


Vale, noticia reciente. Los memos del Nóbel -que de unos tíos que premian a Jimmy Carter, a Arafat y al propio Gore, y que nos hacen esperar por Delibes yo es que no me fío ni un pelo- han tenido un momento de lucidez. Bueno, tampoco se, pero eso dicen. La cosa es que le han dado el Nóbel de Economía a un señor que tiene noventa años. A ver, que por eso no se lo habrán dado, claro, sino por ser un hacha en lo suyo. Claro, noventa años dando el callo o sabes mucho o te jubilan mucho antes. Y me alegro un montón. Porque se premia a la sabiduría de un mayorzote, de un hombre que habría comenzado a contar casi en sextercios, pero que debe de estar en la brecha si le premian. Porque ya cansan los jovencitos heroes pedorros, tiunfadores por parar tres balones de la selección de Checoslogoña-Percebovina, por ganar un concurso de la tele o por haberse puesto los neumáticos por encima de la cintura y por haberlos enseñado en la revista aquella. Y encima me mola más porque es como una patada en los dientes al ministro con vocación de SS, que quiere terminar con el déficit de la Seguridad Social dándole matarile a los abueletes.

¿Que exagero? Vale, vale, pero me da que acierto más que Gore con sus cosas.
PD: que se me olvidaba. La güep vecina de la cuenta atrás está actualizada. Digo, para los despistados.

lunes, 15 de octubre de 2007

Recuento de libros de viejo II: En la Canuda

En una caseta de las que siempre se instalan en la feria y que suele estar bastante desastrada, veo que hay cambios. Se trata del puesto de la Librería Canuda, una especie de institución entre las de viejo. De hecho eran dos librerías, la Cervantes y la Canuda. La Cervantes terminó cerrando y dando paso a una tiuenducha mugrienta de ropas para metaleros siniestros y gentuza así. La Canuda aguanta.
Veo que han colocado los libros con bastante cuidado y que han agrupado, en la medida de lo posible, las colecciones. Como siempre, Anagramas y Tusquets muy fáciles de disponer, pero también otras líneas, como los Destino clásicos, los Planeta de tapa dura y cubiertas en blanco o los Alianza y los Espasa Calpe.


Ando por allí mirando y encuentro uno de Umbral. Qué bien. Y otro de Baroja, de la Bruguera Libro Amigo, una colección cutrona -como casi todo lo de Bruguera- pero entrañable. Hojeo y descubro que uno de los libros está subrayado. De la incursión rescato varios Umbrales y todos están marcados con lápiz y algunos tienen anotaciones. Supongo que si sólo hubiesen sido subrayados, me hubiese disgustado; pero los comentarios me dejan fascinado. Miro al comienzo y veo que están firmados por un tal Joaquín.




Seguimos mirando y aparecen más ejemplares de Joaquín. Reparo en que me gustan los libros de Joaquín. Unos cuantos los tengo, otros voy a comprarlos, De alguno me quedo con las ganas, pero ya es mucho lo que me llevo. El leve regateo termina con unos eurillos de ahorro -que tampoco está nada mal- y con la explicación de por qué cerraron la Cervantes. Al parecer el Ayuntamiento se puso pejiguero con los permisos. Y claro, con los letreros, cosas de la cosa vernácula. Y los escaparates, que a saber qué norma no cumplirían, y yo que se, las salidas de humos o cualquier otra pijada. Como reformar les salía por una pasta, echaron el cierre y de alquiler le sacan mucho más rendimiento. Perdemos libros y ganamos ropa para descerebrados que se disfrazan de Drácula de vía estrecha. La ciudadanía da para lo que da.


En el café hojeo las anotaciones que le hace a Umbral Joaquín. Y me encantan. Estoy muy de acuerdo en casi todas. Me parece ingenioso, lúcido y con capacidad de admiración. Me agrada el texto anotado.


¿Pero quién sería Joaquín?

domingo, 14 de octubre de 2007

Entre mares, bautizos y textos pendientes

Lunes

Empieza una serie de textos que iré pegando sobre las aventuras en la feria del libro. La verdad es que no empezó como algo premeditado, pero a lo tonto a lo tonto, me están saliendo uans cuantas ideas. Ahí la primera. Ya irán cayendo más, Dios mediante.


Martes

Crónica de urgencia que retrasa algunas ideas de textos pendientes. El bautizo de Marc y las aventurillas por los pasillos del cole. Veo que gustan esas historietas. Ya iré pegando, ya.


Miércoles

Constato, vía pinchazo, la entrada al saloon -a partir de ahora taberna, más castizo y hasta pianístico, si se me apura-de dos comentaristas allende los océanos. El primero que da el salto es de cuchhhi, un muy entusiasta poeta-surfer canario, si se me permite el resumen en tres pinceladas. El otro es el algo complicado de interpretar t3mo, que tiene en su güep unas curosísimas fotos de una especie de feria -o fiera- mexicana.
Curiosa previa a la Hispanidad.


Jueves

Termina la encuesta para ver si María nos pone un chat como Dios manda en lo suyo o no. El resultado es abrumador.




María toma nota y ponte las pilas, maja.
Y lo prometido es deuda, que paso a saldar. Néstor, prepárate.
Y a ver si pasamos de treinta votos...


Viernes

Estamos de fiesta. Bueno, vale. No se, parece que a algunos les duele. Pero yo me apunto.

Sábado





Néstor, dejo aquí el papel para que la peña se apunte para lo de dentro de diez años. Confiamos en tí para lo de la reserva porque esres un tipo serio. A ver qué pasa.


Pongo la nueva encuesta para esta semana. A ver si llegamos a treinta votos, joer, que podéis hasta hacer trampas. Y para la cena, no se, a ver si reventamos el garito que nos busque Néstor.
Hoy también leo en un sitio muy recomendable una historia en tres partes. Os la recomiendo vivamente. Bueno, se que algunos de los fijos ya la han leído, peor que por mi no quede. Están aquí: Primera parte, segunda y tercera. Y cuarta, que se me olvidaba. Es sintomático mi despiste.

Domingo

Pues ya llegó, vuestro amado resumen semanal. A partir de ahora y hasta el lunes que disfrutéis de lo que queda del domingo, sin furbo y con sitito para disfrutar de las cosas bonitas.

O sea, que a pasear todo el mundo y que ni se os ocurra montarme un chat aquí!!!!

sábado, 13 de octubre de 2007

Cosas que voy recogiendo

Porque en el momento de ponerlas, pues no la sencuentro, se me olvidan, aún no están listas o yo qué se, pues que no las pongo y ya está.

Total, que como ahora he tenido cuarto y mitad de momentico, pues os pego unas, a ver.

Esta primera correponde al paseíllo de los profestores de la Universidad de Navarra, justo cuando bajan por la escalinata desde el rectorado, que está en el primer piso y camino del Aula Magna. Paseíllo no, cortejo académico Es en ese tramo donde el público allí congregado, alumnos de cursos altos que juran en arameo y familiares, amigos, chatos y churris miran y dicen "oye, esto es como de universidad americana, ¿no?"


Esta otra que también es de gente que anda y de otros que miran y, en este caso, aclaman pone a las claras que el incidente de mi amigo Carlos fue en realidad la experiencia de un visionario anticipado ocho años en el futuro. Que es que la prisa es malísima.





El día que tocaba hube de tirar de archivo, porque aún no tenía las fotos reveladas. De todas pego esta, que me parece interesante porque da idea de cómo vuelan de raso los de la Patrulla Aspa y porque da idea de la tan pretendida elegancia barcelonesa, a la que algunos comparan con la de Milán. Pues eso, la de aquí, como la de los dos señores barrigones. La de Milán, como macarras de trajes dos tallas más pequeñas y con telefoninos imposibles. Al menos de eso no tengo foto. Ni ganas, la verdad.


Bueno, pues ya está. Que es que a veces no llega la vida y hay que ir a plazos. Y con la tontería, pues otro día más con el tema liquidado.

viernes, 12 de octubre de 2007

Dudas (y certezas)

Pues yo no se, no lo entiendo mucho. O puede ser que lo entienda demasiado. Pero no me lo explico. Por qué parte de la peña se siente ofendida con estas cosas. Por la bandera, digo.


Porque los que son capaces de enhebrar idea y cuarto te salen con las historias del abuelo cebolleta. Y entonces a mi me da por pensar en la suerte de los alemanes, los franceses, los italianos -¡los italianos!- los irlandeses, los estadounidenses, no se, hasta los daneses que son como yogures con pecas -¿o eran los suizos?-, que en las banderas ven lo que ven. La historia que les ha traído hasta aquí y los proyectos de futuro en común.

Pero aquí la peña sigue taladrando con presuntas izquierdas y supuestas derechas. ¿Tan tontos creen que somos?

Hace unas semanas creo que fue, cuando unos idiotas, para tocarle la bandurria al Príncipe y su DoñaChurri le salieron por donde Deusto con unas banderas republicanas dando la matraca.
Como esos alcornoques no se han leído ni media página de un libro de historia, tan borrokos y tan borrokas no tenían ni idea de que la bandera republicana también es la rojigualda, la de la primera y que la tricolor, la de la segunda, era tan española como la que luego ellos suelen quemar cuando cantan aquello de que la una si y la otra no.
Entristece todo esto. Sobre todo comprobar que estamos completamente rodeados de imbéciles e iletrados.

jueves, 11 de octubre de 2007

Sobrecogedor

Con todo el rollo de las ampliacioens de El Prado, al pobre Antonio Moro le tenían encerrado en los depósitos y apenas cada cierto tiempo, le sacaban algún cuadro para que le diese el aire o así.
Claro, qué quieres llamándote así de un modo tan incorrecto y tan chungo.
Y encima sólo pintaba gente bien, ya se sabe.
Fatal, fatal.

Pues que en cuando decidan echarlo al contenedor o a la recogida de trastos viejos e inútiles del Ayuntamiento, si puedo, le echo el guante.
Aunque a veces sea fascinantemente sobrecogedor.



María de Inglaterra

Antonio Moro

miércoles, 10 de octubre de 2007

Lo de Carlos en San Sebastián (II)

Hablaba el otro día sobre Carlos y las aventuras de 24 Imágenes por segundo. Lo puse, cosas del directo, el día después de los premios que dan en el Festival de San Sebastián. Estrellazas y nivelón. O no, pero es -nunca mejor dicho- otra película.

Estábamos en que Iñaki, Carlos y yo habíamos conseguido acreditarnos para el evento, y allí que llegamos, con la boca abierta y dos duros en el bolsillo. Nos metíamos unas panzadas de películas tremendas, la mayoría infames, por no decir prácticamente todas. De aquella edición, lo único que se salvó fue la ganadora de la Concha, Alas de mariposa, de Juanma Bajo Ulloa, al que luego entrevisté un par de veces y me explicó cosas divertidas del festival, y Barton Fink, de los Coen, una peli rara, rara de dos estrellazas a los que el máximo estaf de 24IxS admirábamos tras su nunca igualada Muerte entre las flores. También me gustó mucho una que se titulaba Scorchers, que tenía un tono de irrealidad encantadora. Y un arranque en plano fijo con el padre de la novia hablando a cámara muy bonito. Bueno, no os la cuento. Aunque la verdad, no creo que nadie la pueda ver en la actualidad. Cosas de las teles.



Total que allí íbamos los tres, Iñaki haciendo las fotos, tomando notas de las ruedas de prensa y cogiendo sobre las pelis que más jugo tenían. Iñaki después escribió una cosa buena sobre una productora rusa de la que pasaron unas cuantas, olvidadas e interesantes. Carlos, además de lo que se apuntaba para la revista, había conseguido duplicar su tareapara mandar una crónica diaria a un periódico de Zaragoza de corta vida. Él, muy en su papel de crítico concienzudo, durísimo y culto, repartía estopa que daba gusto. A media tarde larga, creo, se iba al Centro de Prensa, pillaba un ordenador y perpetraba sus textos. Luego íbamos a tomar algo por ahí y nos ventilábamos alguna de las pelis de sesiones raras y nos echábamos un sueñecito, mayormente. En estas cosas se aprende a rentabilizar el tiempo.
Por las tardes nos programábamos el día siguiente. La de la Sección Oficial no nos la perdíamos, luego la rueda de prensa, que solía ser terrible. y a partir de ahí, sobre todo Zabaltegui por un tubo, que es donde llegaban cosas más interesantes, ya testadas o incluso estrenadas por ahí y que no tenía un carácter tan promocional como las oficiales. Allí vimos Siempre felices, una película española hecha con cuatro duros y con un guión digno de estudio para cualquier aficionado a la cosa. Dirigida por Pedro Pinzolas, si la vimos cien personas -desde entonces- creo que hemos sido muchos. Gran peli. Una vez por la tarde me llegué a una tiendita de discos que había al lado de la pensión donde dormitábamos Iñaki y yo y me compré un casete de Anderson, Bruford, Wakerman y Howe.
Total, que tenía que venir de Niro. Me parece que presentaba algo, o que venía bajo contrato a dejarse ver. El jueves, por decir un día, llegaría, le agasajarían con las cosas, se pondría ciego de kokotxas y adiós muy buenas. Mañana de Niro. Vale.

Bueno, qué, carlos, ¿hoy de qué? Y Carlos nos cuenta. He mandsado una sobre la llegada de De Niro, la que se ha liado, las jovencitas como locas, las señoras mayores, desde su fría dignidad con la boca abierta, txirimiri como bienvenida y a punto para ser honrado por los funcionarios del Festival, que tan pocas alegrías nos está dando. Carlos siempre listo para dar caña. Oye, Carlos, pero de Niro aún no ha llegado. Eran, no se, las seis y no estaba previsto que aterrizase hasta las ocho, por ejemplo. Bueno, mira, es lo que pasará, total. Y así quedó la cosa. Nos fuimos de pinchos, anduvimos por ahí, nos tragamos alguna otra castaña, y hasta mañana, que vaya bien.

Y por la mañana, en el suplementillo del Deia que nos daban a la entrada de las zona sde prensa, leemos que de Niro, a ultimísima hora se ha rajado y ha dejado colgada a la organización, con lo que la gran estrella del año es la ya comentada Jane Seymour, de la que, por cierto, Carlos, que la vio de cerca, nos dijo que estaba mucho más cañón de lo que parecía en la tele. Porque cine, esa chica tampoco.

Claro, a Carlos, un poco más y le da un infarto. Evidentemente, no hubo tiempo de rectificar aquella información -por llamarle algo- y el pobre las pasó canutas. Normal. Claro es muy fácil hacer sangre de la cosa: inútil, informal, hasta jeta y poco fiable. Pero no es ciertto. Carlos metió la pata, pero él no era, no es así. De hecho, esa oinformación pudo ser así, caso de haber llegado de Niro. No lo disculpo, claro, ni digo que la culpa sea de actor por no comparecer. Fue un error por falta de profesionalidad, sin duda, pero ¿quién no ha metido la pata alguna vez? Yo, el primero. Si hago inventario de todas mis notas desacompasadas, me daban un pelotón de fusilamiento cum laude. Así que más comprensión, ¿no?. Y Carlos es mi amigo, o sea, que hay que apoyarle, hasta en sus torpezas.
Como el periódico aquel tampoco era gran cosa, pues la sangre no llegó al río, pero él sufrió bastante. Como es normal, por otra parte. Y como era muy bueno, pues siguió escribiendo cosas estupendas y siendo un buen amigo. Aún recuerdo, por ejemplo, en prácticas de radio, cuando le toco dirigir al grupo y nos dejño a todosalucinados con unas brillantes entradillas y pasos a las informaciones que hizo siguiendo colores, el verde la esperanza, claro, el rojo de la sangre o el marrón de la política. Estupendo Carlos.

Al cabo de los años, en 2000, en concreto el 29 de septiembre, Robert de Niro recibió de manos de Bardem el Premio Donostia. Esta vez no falló. O le pagaron mejor. Carlos bien, me parece.