jueves, 14 de febrero de 2008

Lupas

Pues vaya, ahora van los vacilones estos de la blogueada y nos ponen a los miopes a ocho centímetro de la pantalla. Porque a ver, quién es el graciosillo que ha reducido el tipo d eletra a seiscon cinco puntos, como mucho. Joer, que me veo en plan XerlocJolms con pipa y lupa para echarle un ojo a los amiguetes de la cosa. No se, espero que no sea un perverso plan para jubarizarnos las ideas, que últimamente la peña anda de los nervios. Lo normal, claro, cuando el caradura sabe que están a punto de pillarle. Bueno, a lo que íbamos.

Hablando de topillos, lupas y tal, me viene como anillo al dedo comentar una cosica que, oye, igual os da lo mismo, la verdad, pero que como estamos aquí, pues lo cuento y vale. Que resulta que a Oriol, el Papá Noel Oriol, ¿os acordáis? le van a poner lupas, porque está en plan Mister Magoo.

Aquí Oriol, demostrando que si se lo propone, hace unos dibus la mar de chulos.



Aquí en cambio, trabajándose una de sus especialidades, los circuitos de carreras, demuestra que un poco marranote tabién es. Pero oye, para comérselo con patatas fritas.

Que le han visto que anda deficitario de dioptrías y que por eso se arrima tanto a la tele para ver el Caiou o el Pocoyo (de la Liga anti acento final del pocoyo: fin al Pocoyó), y que por lo mismo coge bien el lápiz, pinta que alucinas, pero se arrima al papel que parece que se lo va a comer. Otra cosa es que es un guarro, que le pides dos dibujos para regalar y el muy trapero los hace uno en cada cara del papel, que ya le vale al tío, joer, que parece de la cofradía no se si del puño o de Al Gore. Bueno, pero pinta bien, que es lo que toca.

Como tiene la nariz chiquita pues le han de poner gafotas de puente bajo, que es como le llaman los técnicos a las gafotas para los chavalitos que tienen nariz de pitiminí. Que igual es una obviedad para los técnicos de la cosa, pero como tampoco os conozco a todos, prefiero aclarar, mejor. Unas lupas redondas a lo Lennon, como si dijéramos. Bueno, bien, le quedarán graciosas. y lo que más cuenta, uno más en la peña de los miopes. Si montáramos partido, nos retirábamos todos. En fin.

PD: a ver, los del bloguer que nos pongáis en el idioma y al tamaño que toca, que es que cada día estáis más despistados, joer.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Oh! A mi me pusieron gafas con 3 años. Como tampoco tenía mucha nariz pues el puente de las gafas era al revés del normal. Evidentemente las primeras fueron de pasta redonditas.

Unos cuantos años después, la ciencia ha avanzado mucho para algunas cosas pero poco para el puente bajo o como quiera llamarse el tecnicismo.

Ya sabes que ahora me he pasado a las gafapasta esas que tanto te gustan, que a todos nos dan el aire intelectual. Negras y rectangulares. Pero digas lo que digas, estoy monísima.

Lidia

Nodisparenalpianista dijo...

AnónimoLidia, Acepto casi todas las mociones, entre las que destaca, por encima de todas y a gran distancia, que estás monísima, lo que sumado atu insultnte juventud me rarranca la más profunda de las envidias. Algo completamente opuesto a la gafatastez que tan poco me gusta pero que oye, nos ha brindado momentos sublimes en su bobería.
Oye, falta que cuelges foto a los tres años. Voy a montar un lobby para conseguirlo.

El futuro bloguero dijo...

Al final de las gafas no se libra nadie. Los que no hemos sido miopes, ahora tenemos que usar las gafas de leer, las de cerca, las de presbicia, vamos, las de viejo...

Monta el club de los topillos... con Tanque-ray

Néstor Aparicio dijo...

Yo, de pequeño, tenía la mejor vista de mi familia... Hasta que dejé de tenerla y ahora acumulo gafas y lentillas para dar y tomar: cada poco tiempo se me pierden o las rompo o se me olvidan por cualquier sitio. Que esa es otra: dice que llevar gafas te hace ordenado. Discrepo.

Néstor Aparicio dijo...

POr cierto, queremos foto de Lidia y votación ya mismo...

Dulcinea dijo...

Jo, pues yo también llevaba gafas. Desde los cuatro años. Y no me las quitaba ni para hacer ballet, que ya es mérito. Cuando se me corrigió la hipermetropía tuve miopía y vuelta otra vez a las lupas. De pasta. Lentillas no que me dan repelús.

Y oye, qué bien dibuja Oriol; espera a que se ponga las gafas, y verás. Cuando le veas, dale un millón de achuchones de mi parte.

Anónimo dijo...

Jajaja, me pensaré lo de la foto.

Dulci, yo para hacer ballet si me quitaba las gafas (también empezé el ballet con 3 años). Como tengo hipermetropía cuando me apetece me las quito y ningún problema.

Lidia.

Nodisparenalpianista dijo...

Apunto la idea del Club de los Topillos, FutBlo. En su club social sólo se permitirá beber Tanque Ray o Tanque de cerveza.

Confirmo: los desordenados vocacionales ni con gafas ni con catalejos. Cuéntanos un día alguan historia de gafas rotas y así, Néstor. Como verás yo te voy dando temas, a ver si actualizas chato, que te veoi (con gafas) cansado, como la vista cansada!

Porpongo, ademas del Club Topillo el Club FotodeAnónimoLidi ya!!

Le daré los achucones a Oriol, aún a riesgo de que me empape de babas. Eso si, como me manche las gafas le rompo las suyas.

AnónimoLidia, qué haces aquí a estas horas??? Oye, propongo que colgueis la foto de peques Dulci y tú. Y que montéis un ClubdeBallet para cegatos. Aunque yo con tutú no me veo. Ni con gafas ni sin.

Ay, la encuesta, joer, que no me acordaba.

Marta dijo...

Genial: aquí otra cegata-miope-perdida para el Club de los Topillos. Además, lo de los tanques engancha. Buen reclamo.
Y Oriol que nos decore el garito. Qué champion. Un pellizco en los papotes.

txispitas dijo...

¿Alguien ha pensado las dioptrías que leen a diario este blog? ¡¡Por lo que veo ( que no veo) son muchas!!

Altea dijo...

Uf, a mí lo de las gafas siempre me ha parecido algo agotador, aunque seguro que quienes las han llevado toda la vida están más que acostumbrados y nada, como que forma parte de su cuerpo. Genio y figura. De todos modos, es como dice el FB: al final, todos con las gafas de viejo.

Nodisparenalpianista dijo...

Marta tomo nota (con tachones), y te nombro secretaria de Club Topillo: tú harás los carnés, pero de oido, porque los verás de pena. Oye, ya echaba de menos tu comentario en lo de ayer. A ver si voy a cerrar la persiana del bar!!!

(no) Veo que lo (no) ves muy bien, Txispi. Si ponemos las lupas en fila, menudo catalejo nos sale, jolines.

Intuyo, por lo que cuentas, Altea, que tú no eres una cegatona. Pingüína si, pero gafotas no. Lo lamento, pero no te dejaremos entrar en nuestro club. Aunque la verdad, como nadie te verá muy cklara, si te pones unas gafas de esas con una nariz de goma te podrás colar con toda paz.

Anónimo dijo...

SOY DULCINEA PERO SOLO ME DEJA PONER ANONIMO

Pues creo recordar que tengo una foto del carnet de la biblioteca del cole, con mis coletas y mis segundas lupas, porque las primeras se me rompieron jugando. En esa foto me estoy aguantando la risa porque me faltaban dientes y no quería que se me viera mellada.

¿Y para los cegatos-sin-alcohol que ofrece el Club para beber?

Yo, todo lo más un martini rojo y ya bailo cha-cha-chás.

DULCINEA

Nodisparenalpianista dijo...

Uf, a ver, AnónimoDulci, en atencióna las especiales circunstancias que os atrapan a Altea y a ti, podríamos crear el Sector Crtítico del Club de la Lupa, para no cegatas y abstemias, aunque claro, os pondremos unas cuotas leoninas como condición imprescindible para dejaros pasar. Marta, como secretaria testaferro, dejo en tus manos el que les hagas el carné (borroso) o no.

a tiza y papel dijo...

Hasta que la optometrista logre desplumarme del todo, sigo con la gizzznasia visual antes que apuntarme a la lupas. Lástima que no conozca ninguna terapia gizzznástica que logre separarme cada quince días del tinte!
He pedido que me entierren teñida y sin gafas! Hasta ahí podíamos llegar!
(A ver que identity me sale ahora...S.O.S!)

a tiza y papel dijo...

de nuevo...BINGOOO!
(Me largo a celebrarlo con un Pedro Ximénez en copa de balón, of course!)

moscón dijo...

Muy bueno.