jueves, 28 de febrero de 2008

Nihil novum sub solem (II)

Don Gonzalo Redondo nos enseñó tres cosas sobre la historia. A mi me gusta mucho la historia. Porque me gusta mucho la política. ¿O era al revés?


Don Gonzalo nos contó, con su voz nasal y su aspecto de Guardia Civil enfurruñado que te acaba de trincar sin papeles, con un coche de tu primo, por decir algo disimulado, y con una taja como mi piano, que enla Hitoria pasan muy pocas cosas. Que las pocas cosas que pasan, pasan cada mucho tiempo. Y que esas pocas cosas que pasan, pasan muy despacio.

Luego explicaba que lo que pasaba, casi siempre había pasado antes y soltaba el latinajo aquel, lo de Nihil novum sub solem. Ahora a los catetos de la modernez, lo del latín les suena a cosa rara de los jardines botánicos porque nunca oyeron declamar en latín, lo que confirma que son tontos retontos. Y el que se pique, que se rasque, pero escuchar el latín que leemos nosotros, deficitario, mal pronunciado, soso y aburrido es ya un lujazo digno de paladares exquisitos. Viva el latín.

Don Gonzalo nos contaba eso: que le dábamos importancia a las cosas que cambian, a lo más superfluo, a las tontadas. Pero que de Roma a aquí había habido dos acontecimientos, y encima parecidos. Yo estoy con que estamos en el tercero, pero ya no puedo discutirlo con él.

Le tuve un aprecio y un respeto silencioso, así como soy yo. Cuando pienso en las cosas de la polis, le echo de menos. Y recuerdo su tímida sabiduría.

Haciendo lo de ayer -por el lunes, el I, como si dijéramos-, me he acordado de él.

Es justo compartirlo.

6 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Enhorabuena por la entrada, Pianista. Ahora bien, creo que la forma canónica del latinajo es "nihil novum sub sole", con ablativo, ya que no hay idea de movimiento. Esto dicho sin ánimo de entablar entre usted y yo una escena como la de "La vida de Brian": http://es.youtube.com/watch?v=HA5VKgGtra4

Nodisparenalpianista dijo...

Mi querido JMMAcías, ante todo le agradezco su visita, siempre bien recibida y tomo noma en mi maltrecha memoria para repetir como correctamente corresponde este, mi tan amado latinajo.
Ayer o anteayer hice una cosa que probablemente pegaré en la güep amiga y quye creo le gustará. Un abrazo y hata pronto.

Marta dijo...

Mi amiga Ana Mª -paraguaya-, estudió con D. Gonzalo. Se pasaban la tira de horas hablando: era un hombre increíble. Tanto que después del examen, le llamó a su despacho y le dijo: "Señorita, cuánto lamento que sus exámenes no sean tan elegantes como usted".

Dulcinea dijo...

¿Nos cuentas los dos acontecimientos a los que se refería Don Ganzalo? De Roma a nuestro tiempo se me ocurren varios fascinantes. Mientras contestas reflexiono.

Dulcinea dijo...

Quise decir Don Gonzalo. Mis disculpas.

Nodisparenalpianista dijo...

Jaja, MArta, hablamos del mismo. Un gran tipo y un gran sabio de la Historia y de las historias. Otro día cuento un par de anécdotas o tres, de las que me contaron y de las que viví. Igual alguna hasta te suena.

Otro día los apunto Dulci. O igual pongo una encuesta a propósito del tema a ver quién acierta!