jueves, 7 de febrero de 2008

No tenía título y no se lo pondré ahora

Escrbe Marta una cosa que me ha gustado mucho- Marta, ya sabéis los asiduos, un portento- y que me ha recordado unas letras que se me vinieron una vez a la cabeza, tras un paseo, por otra Gran Vía.





Desentierro carpetillas, archivillos y cosas de la maquinorra y doy con el texto. Lo pego.



La Gran Vía. Por Nodisparenalpianista, hace algún tiempo, con la Canon Eos, no la clásica, sin trípode y al borde de la apnea.Pero mereció la pena. Para mi, al menos.


Hay gente que va por ahí como contando sin querer si vida, su historia y sus cosas.
Como quien no quiere ver, pero ve, con una cierta vergüenza parecida a la del analfabeto en el museo arqueológico, que mira las bombillas de las vitrina y pasa de los pedruscos, se encuentra uno de vez en vez con alguien de esa gente que, en cualquier lugar se le cruza y le cuenta su vida.




Y así es, que en cualquier lugar, como la Gran Vía, por decir uno, donde el pintor ese que parece que hace fotos intenta hacernos creer que ni un coche hay, y mira que tiene guasa el tío, porque coches hay para contar y decir basta; pues es ahí, en un sitio como ese, que de pronto alguien nos asalta con su vida escrita en su rostro, en la sonrisa, en el ceño apretado, como sin querer, como el abuelete que te cuenta ocho veces la misma batallita y qué vas a hacer tú, pues escuchar y decir que si, que qué bien.

10 comentarios:

Marta dijo...

Sitios como ése: la Gran Vía -allá donde esté, que está en todas partes- encauza siempre tantísimas historias que me pasaría las horas recorriéndola arriba y abajo sólo por robar unas cuantas. Y fotos como la tuya, que lo mío es envidia pura y nada de portento.

El futuro bloguero dijo...

Preciosa foto.

Y qué pulso tienes, al margen de aguantar la respiración... Preciosas las burbujitas de luz.

Le gustarán a Belén y sus burbujas, otra asídua, aunque ahora sea Belén in red...

Néstor Aparicio dijo...

POrtentosos los dos. Qué buenas historias nos regalais.

Dulcinea dijo...

carpetilla, archivillo, maquinorra... cómo juegas con las palabras.

La Gran Vía. Mmm...

María dijo...

mola la Gran Vía... estoy con Néstor, portentosos los dos!. Mola el viejillo que te cuenta mil veces la misma historieta!

jsvico dijo...

Me encanta la foto, Pianista.

txispitas dijo...

Los miopes tenemos la "suerte" de ver esas luces sin gafas. Bonita foto.

Anónimo dijo...

A mi me gusta la gente que cuenta sus cosas (diferente a los pesados de turno). Como aquellas dos señoras de cierta edad que coinciden en el autobús y se empiezan a explicar sus vidas; yo disfruto como oyente.

La Gran Vía es demasiado grande.

Lidia.

Nodisparenalpianista dijo...

La Gran Vía somos todo, hasta en nuestras miserias, Marta. El elogio de mi foto, desmedido, sin duda.

Jaja, FutBlog. Prueba, no es tan complicado, una chulada mía. Oye, pues si lo de Belén, a ver qué dice.

Néstor, qué pelota, pero gusta que te guste.

Las palabras, que se dejan, Dulci.

María, los abueletes son los mejores. Bueno, y los niños. Al fin y al cabo, abueletes y críos, lo mismito, ¿no?

JSVico, otro pelotón. Lo que mtiene llevar gafas. Pero gracias, vale.

Txispi, unos de los mejores momentos del año es, en Navidad, cuando me quito las gafas y paseo bajo las luces. Igual te lo he contado, si no, ahora. Suerte que tenemos nosotros, los miopes.

Belén dijo...

Que no te comente no quiere decir que no te lea pianista... te leí pero el tiempo me consume...

Y claro que me gustó... siempre me gustan tus post...

Besoss