sábado, 15 de marzo de 2008

Colorín anaranjado...

Yo no quería, pero en fin, es que me anima una fiel lectora del asunto.

Bueno, o sea, sagaz, despierto, chisposo, rápido de reflejos, brillante discurso, sostén intelectual, el poder de los argumentos.

Un lapsus lo tiene cualquiera.

Tardes de gloria ministeriales nos esperan.



PD: No hay truco, foto de la Agencia EFE, de verdad de la buena. Al parecer, en el último segundo el Presidente de la Mesa le dijo que no, joer, que no fuese cabezón, que las blancas con las blancas y las naranjas con las naranjas. Tanta atención a lo diverso que al amigo se le va la olla. No consta que lo pillase.

8 comentarios:

Marta dijo...

Ni consta, ni lo pilló -i presume-. Qué tembleque me entra, madre mía, con tanto lapsus.

Anónimo dijo...

Cierto, un lapsus lo tiene cualquiera. ¿Estás seguro que no lo hizo queriendo para comprobar la eficiencia de la mesa electoral? Que no que no, un lapsus.

¿Fuiste a votar? Yo tuve problemas con la sábana del senadao, no quería entrar. En fin... que, por suerte, nos esperan tardes de gloria ministeriales.

Lidia

Belén dijo...

Aissss el Blanco no la sabe meter? jajajajajjajajaj

besicos

Nodisparenalpianista dijo...

Jaja, Marta, hjy que temerse lo peor; pero, al menos, que nos pille después de unas buenas risas.

Sinedo el que es, no hay que descartar que quisera engañarle, pero, siendo el que es, es probable que no sepa por dónde le da el aire, AnónimoLidia. De todos modos, este sujeto es la demostración palmaria de que en España cualquier botarate puede llegar a ministro. No será el primero, sin duda, y, me temo que, lamentablemente, tampoco el último. Ay.

Jeje, Belén, en todo caso, el Blanco las pasó negras para resolver sus cuitas.

Dulcinea dijo...

Eso es que no pilló el "conceto",
jua, jua, jua... cuatro años más de pepiñadas. Lo que me extraña no es que pueda ser ministro, sino que llegara a primero de derecho.

Néstor Aparicio dijo...

Eso, eso: qué alguien me explique cómo leches se doblaba el papel del Senado para que entrara en el sobre (algo fallaba: o el sobre o el papel). Mi voto parecía un balón de fútbol: tuvimos que meterlo a presión, leches. La presidenta de la mesa se tuvo que sentar encima (del voto, digo) para aplanarlo un poco. Y como no era suficiente, fueron pasando todos, hasta los interventores (el del PSOE me miró mal, porque se abrió un poco y vio que había votado al Partido Taurino ese). Al final no sé si sería válido.

enrique dijo...

Genial la foto y el comentario!!

Nodisparenalpianista dijo...

Ya digo, querido Enrique. Este de ministro nos va a alegrar los telediarios más que Martes y 13 y Faemino y Cansado juntos. Si mi deseo se cumple, ministro de cultura. O de educación. Tanta suerte será demasiada!!!