viernes, 30 de mayo de 2008

Taladro percutor


Un tío que le pone a su garito de nombre Taladro, o es un plomo de mucho cuidado o está hasta las cejas del personal o es un vacilón de mucho cuidado.
Ya lo veo.

-¿Me pone un yintonic?
-¿Yintonic? ¿Sabe usted cuál es la historia del yintónic? ¿Y de qué marca? El yin y el tónic. ¿Le cuento un buena? Pues resulta que yo tenía una amiga que cuando le pidieron que qué marca queria, no se, al pedir un yintónic o una vodca con naranja o un güisqui con cola, le dijo, Chueps. ¿Lo pilla? Chueps, la tónica, en lugar de la ginebra. O el vodca, no se, pero entonces sería la naranja. ¿Le gusta a usted la chueps de naranja?...

Qué taladro.

O puede que el garito se llamara así porque fuera un centro de reunión de bricopijas. Todas con su manicura francesa, sus vaqueros elásticos que cuestan un pastón, estupendisimas o así, oyes pues, norteñamente o sea. Pues vaya. Eso si, un tanto chapucerrillas y marranotas, con restos de pegamento, cola blanca o No más clavos por las costuras, que cuando la cámara pasa un poco de largo, dejan unos pegotones por todos los sitios que lo llegan a hacer en pretecnología y les meten un cate de cuidado. Pero, claro, con esa manicura a ver quién les tose. Y tajadas con el taladro, la sierra de calar o la pulidora en la manom, a ver quién es el guapo que les dice algo.

-Hola nena, ¿cómo tienes las virutas?
-Oyes, pues, mocé, a ver ti te arreo con el tirafondos.

Porque megapijas vale, pero a la que les rascas un poco, o sea, les decapas las dos manos de barniz especial antihumedad para el jardincito ese que arregla el melenas jipilongo, lo que sale es lo que hay. Pues bien, oyes.

Un día me pongo los vaqueros rotos, unos alicates en el bolsillo y un lápiz en la oreja y me voy a tomar un cubatón en ese sitio. Y si hay bricopijas, pues hablaremos de bisagras, de grapadoras neumáticas y de arandelas. Y si el camarero es un pesado, le explicaré cuando saneé y barnicé el mueble de las herramientas. Y le dejo tieso allí mismo. Y sin la broca del seis.

7 comentarios:

Dulcinea dijo...

A lo mejor es que el nombre es definitorio del garito. Quiero decir que un pub irlandés en Irlanda, puede tener su aquel, pero aquí, me parece un poco, no sé, un poco !taladro!

Tu entrada me ha traido a la memoria una historia real. Un mocete me preguntó una vez si la cerveza Tanquerey era tan buena como decía otro mocete que teníamos cerca.

Néstor Aparicio dijo...

Vale, pues que encaro el viernes con una sonrisa, después de tus divagaciones sobre el Taladro's. Yo el vaquero cutre lo llevo de barbacoa o cuando riego un poco el coche... Pero si hay que ir de brikopijo, pues oye, oseas, que me lo pongo también.

Nodisparenalpianista dijo...

Jasjas, un botellazo de Tanqueray al mocete, pues, Dulci.

Bien, Néstor, un dñia nos vamos de bricopijas mulatonas, como a ti te gustan.

Marta dijo...

Y yo aquí, sin poder parar de reírme desde hace un rato... Gracias, Pianista.

Rocío Arana dijo...

jo es buena con avaricia tu en trada, lo que me he reído... Taladro´s, querido, no taladro. Aún hay clases.

manuel-tuccitano dijo...

A mi lo que verdaderamente me gustaba...gustaba digo era el DYC con coca...pero desde que descubri que significaba Diarrea Y Cagalera..se acabó...

En cuanto a lo del vestidaje...mira yo me puse un dia unos vaqueros to roiso, rajaos y descolorios y mi mujer casi me da cn la fregona...eso el Bisbal se los pone y un bombón...yo mira...

Saludos amigo

a tiza y papel dijo...

Dulcinea, éso es que no lo has probado por aquí. Siempre llenos, birritas estupendas, cafelitos geniales, y asientos comodísimos. Buen ambiente y ninguna porquería, lo que se agradece, que quieres que te diga...
Te invitaré.