viernes, 13 de junio de 2008

Un bulli


El otro día me inventé un plato. Bueno, un plato no, lo de dentro. A ver, que ya estaba inventado todo, me refiero a la combinación de ingredientes y la presentación pero sobre todo, la forma de ir haciendo el tonto para promocionarlo. Ahora que uno que se llama como una barca de Colón y el pesado ese del Bulli andan a navajazos porque el uno dice del otro que con tanta cosa rara que le pone le da al personal una gastroenteritis de esas que el bueno de Alez Zuelea llamaba "cagalega". Tanto vapor de ajonjoli y tanta chorrada. Oiga, que tengo hambre. Y po0co dinero, que entre la no gasolina y la no paga por el voto cautivo me veo canino.

Total que te bajas al Navarro y le compras unas chistorras y unos manojos de espárragos de campo, o sease trigueros. Los lavas bien lavados, que suelen llevar tierra y eso si que no. Lo típico, se corta la chistorra al gusto, a mi me gusta en tramitos de cuatro dedos o por ahí, y a la sarten, que vayan soltando grasa. Para mi su mejor punto es con la piel casi tostadita suave pero aún sin desgrasar del todo, porque ya no es corcho para las arterias pero mantene un punto jugoso. Es que hay veces que uno se imagina una tromboflebitis según le ponen las chistorras en el papel encerado. Y ya se sabe, la seguridad es lo primero.

Los esparragos. Pues lo normal, también. Le pegas un tajo a los tallos por la parte más baja, o sea, la menos verde, un poco blanquecina, y a la sartén. Se hacen relativamente rápidos. Yo prefiero echarlos solos, luego a mitad un poco, muy poco aceite y sal, porque si no son muy dulces. Poca sal que la chistorra ya va cargadita. Según se hacen, como suelen ser de distintos grososres, lo mejor sacar los finitos antes y dejar medio minutico los más ceporros. Para mi gusto están espléndidos cuando la piel se tuesta un pelo y aún están algo crudos por dentro, mayormente los gordos.

Y a emplatar que dicen los cursis. Yo oigo emplatar y me bajo al Chatico a comerme un bocata de tortilla y aquí paz y después gloria.

No emplato. Sirvo. Y sigo.


Obsérvese mi profesionalidad, nunca bastante bien ponderada; que me detuve a echarle una estampa al asunto y conseguí no zamparme nada mientras inmortalizaba ese momento.


Es la especialidad bulliesca. O sea, poner los espárragos como tiritas, espigas, palitos, como en un cuadro de Vieira da Silva (Recordadme los de la Brigada Loquileto que robe uno) por un lado, con las gotita que queden del poquín de aceite y el agua que echan, de u vedematizado por el amarillo y puede que con alguna motita oscura del tostado. Al otro lado, las chistorricas a revoltillo, con unas gotas, gotarrones, vale, pero sin pasarse, recordad garantizar el riego de sangre, del rojo anaranjado de su aceitón.

Luego se lleva a la mesa entre aplausos del respetable, porque el olorcillo los tiene en ascuas y se le hinca el diente con alegría, en compañia de unos buenos tarugos de pan y un tintorro de esos de quitarle a uno las penas, que bastante tenemos ya con el día a día.

Y al Bulli, morcilla.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poco vacio el plato, ¿no? Si es que estos de la cocina moderna...

Lidia

Altea dijo...

Un pelín minimalista para mi gusto.
Para ciertos casos, tal vez. Para la llegada del curro, un buen plato de garbanzos.

Néstor Aparicio dijo...

Ja, ja, ja... ¡Ni Arzak ni leches! ¡Ha nacido un mito! ¡El Pianista! En lo de nueve años, te dejaremos la barbacoa solo para ti.

Dulcinea dijo...

Mmmm...

Rocío Arana dijo...

perfedecto, tío. Tiene una piiiiintaaa...

Dulcinea dijo...

Pues yo quiero reivindicar la sopa de ajo, la legumbre con chorizo picante, la tortilla de patatas y las virutas de jamón.

Y las deconstruccciones y las pijadas se las dejo pa los guais.

María dijo...

¿¿virutas de jamon?? no, no Jamon bien cortado....... trozo bien. Esos espárragos tienen muy buena pinta!!!

Nada de nueve años, en 4 queremos un "taper" con esparragos de l pianista!!!!

Dulcinea dijo...

Que no, María, que yo hablo de las virutas para ir picando, dándole pellizquitos al jamón y empezar a saborearlo.

Tú en cambio hablas de lonchas cortadas a cuchillo, como Dios manda, pero eso es para comer.

Me da que a las dos nos pierde lo mismo.

Oye Pianista, presenta una lista de platos que sepas hacer bien y nosotras escogemos el menú. No valen los congelados del Mercadona.

El futuro bloguero dijo...

Bravo Pianista...

Y al Bulli.... al Bulli.... pues a mi me gustaría ir al Bulli.... algún día... algún año.

Es cuestión de conocerlo. Creo.

Tu presentación fantástica. Un huevo frito acompañando la mezcla, ya sublime.

Bravo.

Nodisparenalpianista dijo...

Bueno, AnónimoLidia, como tú estás estupenda, no te preocupas si el plato rebosa por los lados o no, pero la cosa es que yo me he de cuidar para mantener mi tipito.

Jo Altea, pero es que era para cenar. Una ensalada, eso, con sus chuscos y una fruta. Oye, una delicia.

Jasjasjas, Néstor. Por un módico precio os doy clases a ti a tu hermano, los auténticos Rodriguez. Tu madre, una santa, dicho sea de paso.

Ñam, Dulci, si.

Entiendo que "perfedecto" es que te gusta, Rocío. Ya ves, muy pampalunés.

Joer, Dulci, que es un plato ligerito!!!!

Bueno, María, pero dentro ce cuatro años, los espárragos van aestar un poco resecos...

Dulci, que las de la Bulla parecéis unas muertas de hambre. A ver, ya iré haciendo recetario, vale. Para lo de dentro de nueve años. Por cierto, los nueve años ya serán ocho, digo yo, ¿no?

Jeje, querido FutBlo, estuviste en mi mente mientras lo escribía. La moción de los huevos -con perdón- la apruebo pero en su versión "campesino" Dulci, María, apuntad: Un par de huevos -hace falta valor para tanto colesterol- un buen puñado de patatas fritas y unos choricicos o unas chistorrillas. Pan, mucho pan. Y una larta garde al estilo cocodrilo para digerir.

Altea dijo...

¡Fruta! Ahora recuerdo que tengo pendiente escribir una entrada sobre la fruta. Gracias por recordármelo.

a tiza y papel dijo...

Oye pianista, barcas, lo que son barcas, las del Parque del Retiro no?
Me encantan esos espárragos medio así, como quien no quiere la cosa. Muy Zen, el diseño, porque el contenido, de Zen, nada. Vamos que yo, ni probar.
Me quedo con tus pulseras. Sin duda.

Juan Manuel Macías dijo...

Ahí, ahí. Dándole caña al jeta de Adriá. Tendrías que inaugurar una sección de recetas creativas. Y tras el banquete, ¿pacharán Cuervo?

Marta dijo...

Morcilla es lo que le falta. Precisamente ;)
Por lo demás, magno aplauso y larguísima tarde. Con yintonic, que baja.

Nodisparenalpianista dijo...

Venga, Altea, pues a por tu entrada-postre. Te sigo debiendo la entrada en blanco, a ver qué pasa.

Bueno, Atiza, en el Retiro lo que da miedo son las carpas-tiburón esas que omen hasta colillas, que lo he visto yo. ¿¡¡Zen!!!??? Amos anda... Molan las pulseritas, si...

Jeje, vale, iré a por un desayuno psicodéico, JMMacías. Jor, un Pacharán Cuervo y la chistorra sale disparada por la oreja, te lo aseguro.

Soy poco morcillero, la verdad, pero recojo el inmerecido aplayso y me apunto a la tarde de yintonics desatascadores, Marta.