sábado, 6 de septiembre de 2008

Lo que piensa


Se comentaba el otro día, ayer, hace ya tanto, que si iba a dejar mi faceta asaltadora de museos en loquileto en aras de mi prometedora carrera como bajista trashero. Como una buena coleta arregla cuasi cualquier estropicio con la cabellera, me cojo las gomitas de doble gancho y me subo al loquileto. No voy lejos, que menudo sábado llevo, y aparezco en el Palacio de Villahermosa,
que tiene unos tejados a dos aguas muy malos para lo mío, pero aparco cerca y le pongo el tiquet, que los municipales son muy suyos y el Alcalde está a la que salta, qué tío.

Como hoy robo pequeñito, hasta me puedo permitir el lujo de ir a donde el restaurante del moro majo de Larache, que ya nos saluda, hala, desde el año pasado no venís, y que hacen tapas medio pijoteras y una tortilla de patatas que es recordarla y empezar a salivar, con perdón de la mesa, pero es que es verdad, que hasta me suenan las tripas.

La primera vez que la vi, me pasó como con la bañista. Que me quedé prendado. Allí, mirándola con la boca abierta, que un vigilante pasaba y para mi que echaba mano al gualquitalqui.



Yo me preguntaba, y me sigo preguntando, qué es lo que tendría la muchacha pelirroja entre sus manos, porque seguro que en su regazo tiene la labor, una carta, el telegrama, como la gañista o algo. En cuanto llegue a casa, aparque el loquileto y lo cuelgue en mi museo particular echaré un ratico mirando a ver qué es lo que consiguió distraer tanto a la muchacha pelirroja, que se le saió un mechón de pelo y ni cuenta se daba.

14 comentarios:

Myriam dijo...

Yo creo que era un libro, un buen libro, se admiten apuestas ja ja.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

1º, 2º y tercer comentario, ¿que me llevo? y paso de un matapulgas, que me hacen mucha compañía y les he cogido cariño ja ja.

María dijo...

yo creo que es un telegrama, no no no, hoy me voy a poner cursi y la pelirroja lee una carta de amor!. La lee y la relee, por eso no se da cuenta de que se le ha salido un mechon.

Nodisparenalpianista dijo...

Es una hipótesis interesante, Myria, pero te animaría a que aventurases un título, ya que estamos.

Jajaja, Myriam, tú también entras en la competicion por el premio medallero??? Vale, juajua, en la ceremonia de entrega te puedes tumbar en mitad de la gala y a echar el diávolo o las mazas de malabarista!!!

Venga, cursiMaría, lo mimso que a la jipipulgosa Myriam: cuéntanos algo de esa carta!!!

Nodisparenalpianista dijo...

¿Un telegrama de amor?
¿Un libro en el que sale un telegrama de amor?
Venga, va, se abre el chat. Ay, no, que eso es mañana...

Dulcinea dijo...

Yo creo que se quedó traspuesta en alguna reunión soporífera. Un claustro de principio de curso, por ejemplo. ejem.

Dulcinea dijo...

Yo creo que se quedó traspuesta en alguna reunión soporífera. Un claustro de principio de curso, por ejemplo. ejem.

Dulcinea dijo...

Yo creo que se quedó traspuesta en alguna reunión soporífera. Un claustro de principio de curso, por ejemplo. ejem.

a tiza y papel dijo...

Tengo que decirte que te has llevado una copia, amigo.
El fetén está en el salón de Atiza, con una luz estupenda, por cierto.
Pianista, eres un chori muy, pero que muy chungo.

Nodisparenalpianista dijo...

Dulci, tus comentarios parecen instancias funcionariales, por triplicado y con compulsa. Ahora me lo empezo a explicar todo.

Jeje, Atiza, descuelga tu cuadro y mira por detrás, no sea que te haya dado el cambiazo y lo que tengas sea una fotocopia sobre papel reciclado. Y de chungo tengo lo que he aprendido en la Bulla!!!.

Myriam dijo...

Yo estoy con Dulciniea, por triplicado, se quedó dormida, nos suele pasar a las pelirrojas, es que si no nos durmieramos por las esquinas seríamos perfectas. ja ja

María dijo...

me parece interesante mi hipótesis, la más interesante de todas, lo siento, si hubiera una más interesante la apoyaría....

¿algo de esa carta? mmm.... ¿quieres que siga cursi? pues un amor que tiene lejos y recibe cartas de vez en cuando y le gusta sentarse fuera, a la sombra del cerezo y leer y releer lo que dice. Me parece

Néstor Aparicio dijo...

Madre mía, aparezco tarde y me castañean los dientes de tirria... ¡Pero qué atajo de cursis! En realidad, la muchacha está mirando la factura del teléfno y pensando cómo leches le explica a su marido las múltiples llamadas a cas de su madre (de ella, claro).