martes, 23 de diciembre de 2008

Las cartas

Pues no, ya estoy aquí lo cual que no me he hecho de oro, o sea. Y como así estamos, pues aquí seguiremos, en fin.
Hoy liquido el asunto con una cosa de las cartas, que para ver el futuro creo que no sirven, por mucho que el personal vuelva a creer en cualquier cosa, pero que para ver el presente sirven y bastante.


Esto era de Caín, que dibuja con bastante colmillo, en La Razón, de hace unos días, peor vale lo mismo para hoy. Vale, pues eso.

7 comentarios:

Myriam dijo...

Ni yo, pero por lo menos nos queda la salud.

¡Feliz Navidad!

Dulcinea dijo...

No, no, no, Pianista. Que te equivocas.

No esperes a que el presente se haga pasado porque a veces hay rollos que se cronifican, y fíjate tú qué plan.

A pesar del presente, hay que tirar p'alante. A fin de cuentas, mañana hoy será ayer.

Y no desestimes el poder que otorga llevar ases bajo la manga ;)

Néstor Aparicio dijo...

¡mus!

Juan Manuel Macías dijo...

Pianista, feliz Navidad para ti y los tuyos. Y que tengas un año tan afinado como esos toques de estratocaster del maestro (Gilmour, of courese).

Nodisparenalpianista dijo...

Cof, cof, o la tos, Myriam...

Es que parecía un chiste extraído de las divisas de 1984, pero con cartas, Dulci.

Néstor, órdago a chica ya grande sin levantarlas y a pares si los hay.

JMMacías, te me has adelantado por 45 minutillos. Espero que te pases por mi felicitación. Feliz Navidad intensa, espacial, etérea, trepidante y tan larga como Echoes, por lo menos. Nos vemos en Las Vegas!!!

Néstor Aparicio dijo...

Hum... Algo me hace pensar que vas de farol... No sé... Intuición femenina, debe ser.

Nodisparenalpianista dijo...

Más que de farol, Néstor, voy de foral.