sábado, 17 de enero de 2009

Marinas y barcos


Loquileto en ristre, busco y busco. Y me aparece una marina. Una marina de guerra. Pues hala, al saco.
A mi me gustan mucho las marinas y no me gusta el mar, fíjate tú. Las marinas antiguas, de la Batalla de Lepanto y cosas así, y también las de los pescadores de Sorolla o de Zuloaga, por ejemplo.

También me gustan las maquetas, pero verlas, porque eso, con tanto cacharrico pone de los nervios y a la gente de remate directo eso nos saca un poco de quicio. Tenía por ahí un folleto de barcos con la foto de la maqueta de una patrullera estadounidense de río, muy parecida, si no la misma que la de Apocalypse Now que, ya que estamos, recomiendo al personal. Luego los barcos de marquetería. Tremendos, preciosísimos, pero a ver cóm le pasas el plumero con tanta cuerdica. Vaya.

Esto es um barco, destructor, digamos, alemán, creo, de la Prmera Guerra Mundial, eso seguro. Bueno, pues ya está. Aparco el loquileto y a otra cosa, mariposa.

7 comentarios:

alejops dijo...

Yo que creía que hoy te ibas a acordar de tu admirado Mingote, que cumple 90 años...

Dulcinea dijo...

¿Y mis Meninas? Porque quedamos en que me las conseguirías, y ya tengo la pared a punto...

Dulcinea dijo...

Una cosita. ¿Este año pondrás encuestas-pucherazo o sólo podremos votar una vez?

¿Y serán semanales, mensuales, trimestrales o directamente quinquenales? ;)

a tiza y papel dijo...

Yo quería ser Marina de Guerra. Me decían que no había mujeres en el ejército. Y mucho menos en la Marina; hasta ahí podíamos llegar.

Dulcinea dijo...

Sin embargo, la Armada Española, está llena de hombres de honor.

Personalmente, prefiero personas rectas, honestas, y con un alto de sentido del deber, que mujeres de cuota jugando a soldaditos.

Como en todo, llegará el día en que en cada puesto de responsabilidad estén los mejores: hombres o mujeres. Y el Ejército se merece lo mejor de lo mejor.

Dulcinea dijo...

Pero tienes razón Atiza: también hay quien, como tú, pudiendo haber servido con profesionalidad, dignidad y honor, os quedasteis en el camino por ser mujeres.

Como tantas otras mujeres, en tantos otros campos profesionales.

Myriam dijo...

¿Como es que no te gusta el mar?

Este chico no nos da más que disgustos ;)