miércoles, 24 de junio de 2009

Oriol, el relojero

Cojo la curva imaginaria, voy camino del semáforo y me fijo en el matrimonio chiquitín. Es Oriol, el relojero y su esposa. Caminan del brazo, tarde de verano y de petardos, San Juan, Puck, cada cuál que conecta las cosas como le da la gana.
Oriol, el relojero tenía una relojería chiquita y precisa que se llamaba "Oriol, relojero". La cosa era evidente y precisa, dos buenas características para una relojería, a ver si no es verdad. Tú llegabas allí con el reloj parado y te lo despanzurraba, se ponía aquello en el ojo y te decía que estaba un poco sucio -el reloj-, comprobaba la pila y te la cambiaba. Le daba con una especie de soplillo que luego he visto, con versión plumero antirayaduras, para limpiar diapositivas o negati
vos fotográficos, otra antigualla, la verdad. Y listo, arreglado. A veces si te presentabas con un reloj viejo, lo abría con aquel destornillador que parecía bisturí, le echaba un ojo y te decía mañana -o pasado, según- estará limpio, engrasado y arreglado. La tija, la siempre misteriosa tija, las esferas que no son esféricas, los misterios del relojero, que así iba echando el rato, cosas del tiempo, sacándose los durillos. Durante un tiempo iba a trabajar muy temprano y pasaba frente a la relojería de Oriol. Cosas.

Si Boris Vian hubiese sido relojero, yo me lo habría imaginado así. Y con el CóctelOrganillo, claro.

También tenía algunos relojes a la venta, pero para mi que no era negocio, que el estableciento era pequeño, como él, y había poco donde escoger. Las correas si, que si no, te las traía, y te sacaba siempre de apuros. Es que se me acaba de romper, y medio minuto después, ya estaba. Oriol sigue llevando reloj, su esposa sigue llevando vestidos de flores frescos y sigue teniendo el ojo medio guiñado como para verte muy de cerca lo que padece tu reloj. También tiene bigote, pero eso da lo mismo.
A los relojeros se les perdona y hasta se les valora la lentitud, siendo como son artesanos del tiempo. Algo tiene de venerado temor, creo yo, como lo de no mentender lo que dicen los médicos, que a la que nos rascan un poco, todos somos como los del taparrabos del Amazonas, poco más o menos. Un día iría a arreglar algo o simplemente pasaría por delante y vi que Oriol relojero había echado el cierre. Lo mismo que el barbero, que quitaron cuatro agencias de transporte, reconvirtieron las naves y los muelles en bares y discotecas, eliminaron las tiendas, trajeron barriles de cerveza y alguien ganó muchos duros. Pero cerraron. Aquella papelería rara, el relojero, la barbería. Una vez fui por cosa de un trabajo a un despacho que había en lo de la papelería rara. Un hombre extraño quería que le escribiese un libro como loa y alabanza para una especie de santón que quería promocionar. Aquello fue muy raro. hay tema, ya hablaremos. Luegio he vuelto a ver algún día a Oriol paseando con su esposa, la de los vestidos de flores fresquitos, o en Saturno , donde el tiempo no se sabe como fluye. Y anteayer en bici. Yo.

PD: especialmente para Marta y , en general, para todos lod que dicen joer, Nodisparenalpainista, vuelve más, que no os perdáis los lincs, que son de dos entradas antiguas y bonitas, como todo lo antiguo y bonito, los relojes y las tienditas de la memoria. O así.

14 comentarios:

a tiza y papel dijo...

Ya. Que con lo de los links ya tienes entrada para una semana...¿De dónde decías que eras o por dónde morabas?
¿El traje fresquito sería camisero, no?

Olga B. dijo...

El padre de una de mis mejores amigas era relojero, tenía una relojería de esas chiquititas, igual que la de Oriol. Y yo he pasado muchos ratos en la trastienda, cuando ella se hizo mayor y heredó el negocio, fumando cigarrillos y contándonos cosas en ese ambiente como antiguo e íntimo, entre científico y poético.
También ella ha cerrado. Ahora se dedica a conducir autobuse, fíjate.
Y ha cerrado tmabiénla barbería del barrio, y la tienda de chuches y la pequeña panadería. Todos nos juntamos ahora en el Alcampo que han puesto en la zona, donde hasta los jubilados van a sentarse en sus bancos, porque hay aire acondicionado y se entretienen con el trajín. Ya no están en la calle supervisando las obras y poniendo verde al alcalde, como Dios manda.
En fin.
Me ha llegado tu entrada, y me gusta hablarte ahora que ya te pongo cara;-)
Un saludo.

Marta dijo...

Que sííí, Pianista, en serio, que pinchamos los links. Qué poca fe en tus lectores... Me ha encantado releer lo del explorador que le salvaba a uno de cualquier apuro. Y eso de que de lo de San Juan de ahora, ya no te mola.

Que sepas que el 23 me acordé de vos. Fuimos a la playa a cenar y a ver las hogueras, con las olas de mar de fondo y los críos emocionados con el fuego y "crip-crip" de la madera ardiendo y las pavesas al aire y todo el mundo intentando que no se le vinieran encima cuando cambiaba el viento...

Y por volver al hilo de la historia de hoy, que muy bonita. Y me ha venido a la cabeza tu primo o sobrino aquél de los papos colorados... ¡je!

En fin... hoy ando dispersa...

Marta

Altea dijo...

Oh, sí, las tiendas y locales de siempre, en mi casa reciben el título de "entidades". Cuando cierra uno, decimos "ha caído otra entidad". Van quedando muy pocas, algunas contra viento y marea.
Hay una pequeña librería en el centro de Valladolid que subsiste heróicamente, sin desfallecer. Es muy meritorio, teniendo en cuenta que tiene a Oletum justo en frente, que es una de esas macrolibrerías en las que te puedes tirar toda la mañana.

Altea dijo...

Por cierto, la encuesta... está un pelín atrasada, ¿no?

a tiza y papel dijo...

Estoy con Altea. Te has quedado en el Pleistoceno, majo. Como en casi todo. (claro que esto, en los tiempos que corren no sé si empieza a ser hasta bueno, fíjate)
Dulci: muéstrate!

Altea dijo...

Es verdad, ¿dónde está Dulci? ¿Tendría hoy hora en la peluquería? ¿Habrá tenido algún incidente con los padres de los alumnos tras las notas y se encuentra en estado crítico? ¿Andará buscando el biquini ése que no aparece?

Dulcinea dijo...

Me habeis pillado. Ando de resaca por la fiesta de anoche con los que ya son mis exalumnos.

Hubo lágrimas reprimidas, otras no reprimidas, abrazos, besos, últimas reprimendas y una pizquita de tristeza.

Me dieron en la línea de flotación, los muy cabritos, y consiguieron emocionarme en público con su discurso.

Mirad si soy boba que os lo cuento y me vuelvo a emocionar.

Dulcinea dijo...

Muy buena la entrada, Pianista. Y muy bueno eso de la entidad, Altea.

María dijo...

que bonita entrada pianista!

Nodisparenalpianista dijo...

Camisero, camisero, Atiza, si. Jo, no me presiones, que pareces Hacienda, maja.

Bueno Olga, al menos será el autobusero más puntgual de toda la zona, ¿no? Si, las cosas pasan y Alcampo queda; Alcampo o a la playa, cualquier sitio es bueno para echar el ratillo. Venga, nos hablamos con las caras "puestas".

Jeje, no, MArta, el de los papos es amiguito, aunque crece a una velocidad de vértigo y ahora es más amigo que antes, aunque hace un tiempín que no le veo, snif! Y gracias por acordarte de mi piano no petardero.

Pues Altea, que no me entere yo que no compras en la minilibrería. Siempre con los perdedores, siempre.

Ay, pues es cierto, Altea, habría que actualizar la encuesta...

Si es que ser un antiguo es lo que tiene Atiza, que bailo la mar de bien el rigodón.

Uy, Altea o igual está con todo eso a la vez, que yo ya me la imagino.

Jo, Dulci, si es que eres una vaquera blanda.

A mi los entes me dan un cierto repelús, porque me suena a fantasmas y cosa así, Dulci.

María!!!! Cuánto me gusta volver a verte por aquí. Otro día alárgate un poco, ¿vale?

María dijo...

ok, pianista, la proxima vez dire algo mas. hoy no, que mi ordenador se ha vuelto loco y me ha cambiado de sitio las tildes y demas signos.

Oye, si te enteras de un currito de lo nuestro en barcelona, ya se que ahora esta chunga la cosa, pero si te enteras de algo, dime, que me interesa!!!! probablemente a medio plazo me vaya a vivir a barna!.

Néstor Aparicio dijo...

Madre mía, Pianista... Hace la tira que no paso con tranquilidad por aquí (pero es que me he dado a la mala vida)... Y para una vez que vengo me dejas helado. ¿Has leído/visto Watchmen? Seguro que sí... Algo me ha recordado...

Dulcinea dijo...

¿Quosque tandem abutere patientia nostra Pianista?