martes, 2 de febrero de 2010

Ni pies ni cabeza

La marca Converse, que no es un animador de la conversación sino una cosa de alpargatas de esas que van bien para el baloncesto, pero mal para los charcos, ha lanzado unos diseños relativos a varios grupos musicales. A falta de discos, esa es la última novedad, creo relativa a los Floyd. No se, no me convence, pero es lo que hay. En fin.
Me diréisque es una chorrada gastarse un exceso de euricos para ponerte lo de tu grupo de cabecera en los pies, que es que es hasta v
erte memo redactándolo. Pero hay gente pa tó, y, en algunos casos, parece lo más lógico calzarse esas zapatillas.
Cuándo, me preguntaréis. Pues a ver.


¿Las mejores zapatillas para hacer el burro?
Las Animals, de Pink Floyd
¿Las mejores para buscar a quien echas de menos, en pleno ataque de cursilería?
Las Wish you were here, de Pink Floyd
¿Las mejores para astronautras frustrados por un mal día en el test psicotécnico?
Las Dark side of the Moon, de Pink Floyd.

12 comentarios:

Atiza dijo...

Hay que ver las cosas que se te ocurren, majo...

Juan Manuel Macías dijo...

Qué curioso... No es que tenga el día de humor negro (que también), pero se me acaban de ocurrir las ideales para que a uno le entierren: "The final cut"

(Por cierto, este disco está muy bien, aunque no deja de ser un apéndice del muro. ¿Qué opina usted?)

Dulcinea dijo...

Atiza, a eso yo le llamo tiempo libre ;)

Nodisparenalpianista dijo...

Ya ves, Atiza, ya ves, en lo que quedaron lso desvelos del pobre Alfredo...

Cómo eres, poetapunqui!!! Lo que sea menos Animals... A mi, The Final Cut (Réquiem por el el sueño de la postguerra) me parece una obra maestra, un discazo excepcional, mucho mejor que The Wall, del que es su tercera parte oficiosa. Se dice que The Wall iba a ser triple y que la idea de Waters era editarlo completo como banda sonora de la peli, por eso lo de "el corte final" De hecho, y ya voy quedando largo, en mi opinión, la continuidad termina en el The pros and conz of hitchicking de Waters, que en principio iba a ser un disco de los Floyd, pero que se descartó en favor, creo, del Animals. Waters lo recicló y le salió un discazo. Qué estupendas las guitarras de Clapton, a la sazón, concuñado de Waters por aquellas fechas).

y yo, Dulci, y yo. Pero mira, mejor hacer el tonto que estar en la calle, oye.

Dulcinea dijo...

Ya vuelves a ser Stevens, el locutor de radio de Doctor en Alaska.

El futuro bloguero dijo...

Un poco macarronas las converse.. también los de Vans sacaron una edición en este caso de Judas Priest...

Me quedo con ambas, pero en sus modelos clásicos, negra lisa en las Converse y de cuadritos mod las Vans.

Abrazos y ritmo

Atiza dijo...

Uy, pobre, dice. Más feliz que una perdiz; es lo que tienen los grandes tipos... riquezas de otro tipo. No sé si me explico

Myriam dijo...

Vale un teléfono movil comunicando o no... Pintado en las zapatillas esas ergo Wish You Were Here es de Pink Floyd ¿no?

Juan Manuel Macías dijo...

Desconocía ese dato, caray. Eres un inagotable venero de conocimientos floydianos, pianista. Desde luego, el waterscentrismo de The final cut salta a la vista. Recuerdo que me compré ese álbum, en mi segunda adolescencia, con muchos recelos. Fijate si tendría recelos que me lo compré en "musicassette" (ay, madre, ¡qué extraño placer recuperar ese término!). Luego vino el vinilo. Y no conservo ni uno ni otro. Grandioso álbum, coincido.

P.D.: ¿Se admite Una petición para el libro oficioso de peticiones floydianas? Monográfico sobre the great gig in the sky, Clare Torry y Richard Wright (Q.E.P.D.)

Nodisparenalpianista dijo...

Jeje, Dulci, eso si hubiese avisado de que la manteca de cacao había llegado a la tienda de RuthAnne, si le hubiese dedicado Hello Dolly a MAurice y a la vez hubiese recitado algo de Whitman al que habría leído en la cárcel. Pero mola, si!!!
Los Judas, eso si que es macarrón, macarrón, FutBlo. Yo soy más de Dr. Martens. Contundencia ante todo.

Teexplicas, Atiza, te explicas. Pero yo me refería a los calaveras de sus discípulos. Déjale que viva feliz en el mundo de las ideas...

Myriam, ¿no crees que tomas demasiados carajillos? Si, si es de los Floyd, pero de ese mismo disco y por no estar tan sobada, a mi me encanta Have a cigar. Ya me dirás... aunque vete tú a saber qué entenderemos.

Pues para mi, The final cut fue la primera compra floydiana: un caset. Oye, eso está hecho, lo de The great gig... Pero literal. Hace una semana o así, escribí a propósito del Dark side por darle a la tecla y para preparar entradas. Sólo te doy una pista: Zabriskie point. Y una recomendación: supongo que conoces el Broken China de Wright. Si no, no pierdas ni medio minuto más hasta digerirlo. Lo disfrutarás como un cosaco.

enrique dijo...

Tanto me gusta PF y tanto cariño les tengo, que yo me compraría una. O las tres, vaya...

Nodisparenalpianista dijo...

Vuelva usted mañana, Enrique, a ver si le gusta esto tanto como las alpargatas (por cierto, un poco a precio de oro!!!).