miércoles, 4 de julio de 2007

Cosas que vuelan

Vuelta del Mercadona cargado hasta las cejas. Es el día del botellón. Ya se sabe, el calor aprieta y el carro va a punto de estallar con botellas de todo tipo y color. Botellón de apaciguar la sed, no nos confundamos, que las ginebras se compran de una en una en el bodeguero que, bailando va, al ritmo alegre del chachachá, y todo aquello.

El lío de los semáforos. No, ya se lo de los colores, eso sí. Lo que pasa es que como hay media calle que va así como de través hay que dar un poco de vueltita para cruzar, con lo fácil que sería saltárselo del tirón, y que se pare el tráfico, que voy cargado.

Voy empujando el carro, unas bolsas, con los cascos de la música a todo trapo y medio cayéndose, un numerito, y veo un papel que, flopflop, agita el aire. Se cae y se levanta, como un púgil cascadete. ¿Quién no se compadece de un púgil cascadete?

Allá que voy, suelto una bolsa, una berenjena que intenta huir rodando, y ¡chap! papel agarrado. Es una hoja de un cuaderno de espiral, de esas que llevan troquel para poder poner en una carpeta de anillas. Esta un poco sucia pero me puede la curiosidad y leo.



El viento se lleva las palabras

pero a veces puedes atraparlas

Me traen mi yo cinematográfico, uno que se quedó dormido en una sala de asientos con muelles rotos, cuando algún burro decidió elevar a categoría de arte las tarantinadas y sucedáneos aún más apestosos. Si es que al final te obligan a no volver. De un vistazo me quedé con las mayúsculas agitadas, las citas volantes, el tiempo y el sonido. Y lo eché a la bolsa con las berenjenas subversivas. Berenjenas subversivas. Esto ya parece de Tomeo.

Bueno, en la cocina voy colocando cosas: las gaseosas, el vino de mesa, los zumos las 1925 edición clásica, la leche, y luego unas verduritas revolucionarias para montar un buen pisto. Saldrá batallador, lo estoy viendo. Y al fondo de la bolsa ,el papel con vocación de cometa. Por las dos caras recoge citas de cineastas, clasicones de los de verdad. Las leo y recuerdo cuando vi por primera vez algunas de sus obras más reconocidas. Pienso en quién habrá perdido esa hoja. Quien recogería citas de autores antiguos sobre la influencia de la música en el hecho cinematográfico, o sea en la dinámica, el tiempo interno, la creación de sus dimensiones, un poco la metafísica de la cosa. Me gustan. El placer del cine.

Tarkovski: El ritmo cinematográfico está determinado no por la duración de los planos montados sino por la tensión del tiempo que transcurre en ellos. Qué tío.

Me acuerdo de lo que uno contaba una vez sobre la banda sonora: que la vida no tenía, que cuando besó a una chica por primera vez no hubo violines ni nada de todo aquello. Aconsejaba poner un buen disco cuando uno se encontraba en esas lides. Otro día lo cuento.

PD: Dueño de la hoja: te la sigo guardando por si apareces. Creo que se ha hecho amiga de una partitura. Lleva la música incorporada; así de fácil lo tienen algunas.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sólo dos cosas:

- Yo he ido hoy al Mercadona valenciano y no me ha caído ningún poético papel. Lástima.

- Hora medio decente de actualización.

Lidia

Miblog.Ángel dijo...

Qué apañado eres!

El futuro bloguero dijo...

Cada vez me gusta más como escribes...

María dijo...

Bonita entrada!
Me ha gustado eso de la banda sonora que decía tu amigo ("Otro dia lo cuento" me lo apunto!)... yo a mi vida si le pongo banda sonora. Tengo en el ordenador una carpeta que se llama BSO que es una seleccion de canciones. Canciones que yo usaría como banda sonora de mi vida. Jajaja ¡qué cosas!

Carcajäda* dijo...

:) Genial tu entrada. Hay que ver cuantas cosas podemos encontrarnos por la calle, aunque por lo que cuentas, parece que ese papel te encontró a ti. Yo le pondría música a todo.. en realidad creo q todo tiene ya su música, y sólo tenemos que estar atentos para escucharla.

bso dijo...

vosotros no teneis una banda sonora incorporada en vuestra cabeza?! yo mucyhas veces la oigo...

(la esquizofrenia todavía no me la han diagnosticado...)

Dulcinea dijo...

Pianista,

a lo mejor no la has encontrado tú a ella, sinó que ella te ha encontrado a tí.

En otras manos hubiese sido un papel escrito sin interés. A tí en cambio te ha sugerido, recordado, inspirado...

Escribes tope.

manuel-tuccitano dijo...

YO TAMIÉN ME ENCONTRÉ UN PAPELITOº pero pegado a lfrigo con un imán.
"1ºCuando se despierte el niño le das de desayunar.
2ºTiende la ropa blanca en la azotea lo de color en el balcón.
3ºEstas son las cosas que debes comprar en el Mercadona (casualidad "presa de guijuelo"... entre el pedido)
4ºDame un toque cuando esté la comida preparada
5ºAh...se me olvidaba...di al niño que le di un besito mientras dormía.
6º Intentaré no gastar mucho...

Hasta luego ¡¡¡ fdo: mami"

Y par mí...qué...Manda "webos" con la liberación de la mujer

Salu2

Nodisparenalpianista dijo...

Hola AnónimoLidia. Tú si que sabes, eres auténtica a tope, nada de un Mercadona de barrio, tú a la central. Eres un crac, y además, insultantemente joven. Te recuerdo que me sigues debiendo la paella, de buen rollo.
Miblog.Angel, una joyita, está mal que lo diga yo, pero otra cosa sería mentir.
FuturoBloguero, gracias.
María, gracias, no era mi amigo exactamente, pero vale. Si, llevamos una banda sonora entre oreja y oreja.
Carcajada, gracias. Es cierto, tiene pinta de que el papel me perseguía, si. Igual quería que le escribien algo y no encontró a nadie mejor.
Bso, si, entre oreja y oreja, ya te digo. Como regaderas, lo admito.
Dulcinea, gracias.- Me suelen perseguir los papelitos, pero en un cierto desorden. Tampoco se me puede pedir todo...
Manuel Tuccitano, tu mujer si que sabe. Salió a la suegra. Tuya, quiero decir. Besitos al nene,. Y déjate d ehacer el tonto en el ordenador, que tienes media lista por hacer.

J. dijo...

Púgil cascadete:

Me alegras el día. Pero

ya no más gaseosa hasta dentro de un mes.

No te vayas a desafinar.

Nodisparenalpianista dijo...

A estas alutiras, J (punto) no doy para más. Pero tampoco para menos. Date un respiro y tómate una gaseosa con un chorrito de Tanqueray, hombre.
Nos vemos en cualquier momento, no se, en los ojos de algun autorretrato.

Rocío Arana dijo...

Qué bueno, qué poético y qué real...