martes, 25 de marzo de 2008

Lo de los chinos

Menuda la que tiene liada. Me refiero a lo de los aretes. Aretes suena bonito. ¿Dónde me he dejado los aretes? También esclavas, que suena a pendientes de ultramar de cuando Cuba y tal, de tocados en el pelo de von vivant tipo lords Byrones de salón y mulatonas tremendas de aretes, esclavas, o sea, en las orejas claro. Los modernos se ponen grapas por todas partes. Además se duchan poco. Unos guarros.

Volvemos.

Los aretes olímpicos, que son cosas que les molan a los de las zapatillas deportivas, los tenis que le llaman por ahí, los de las teles y cuatro zumbados que persisten en comprar, por un Potosí, unas entradas para ver la cosa que por la tele se ve mejor, con repeticiones, cervezas en el frigo y anuncios para cuando las cervezas son historia, no se si me explico.

Pues están con lo del Tíbet, denunciando y tal que nada de olimpiada, que estos chinos son unos brutos.

Y yo no salgo de mi asombro. Porque los chinos son los mismos. Los mismos de antes, me refiero. O sea, los de la dictadura marxista pseudoleninista, democracia popular le llaman. Los mimso de la revolución cultural que terminó por ser comunismo salvaje más capitalismo salvaje. Los del hijo único, mayormente varón, porque las nenas cotizan mal. Los de las mafias que secuestran mujeres en la costa, lo de Shangai y así, para vender a los campesinos, muy hombretones pero bastante solos porque no hay nenas. La misma que encarcela a los obispos católicos y que se inventa una Iglesia Católica Nacional, para acallar a una de las pocas voces que los critica desde dentro. La misma del Tíbet, que fue invadido y sojuzgado hace la tira, bastante antes de que los pijoprogresrojoguays nos empezasen a dar la murga con la cosa. Porque a mi me parece campaña, sucia rastreta y miserable que ahora, todos los "concienciados" se llenen la boca de dalais lamas y demás y que callasen como piedras (por no decir lo otro), cuando el miserable gobierno chino le cobra a la familia la bala con la que descerraga los sesos a sus condenados a muerte. Bueno, eso si no tienen pactado el trasplante de córnea, que estos son así, lo aprovechan todo. Como en los restaurantes.

¿Arreglará algo que no se celebren los juegos olímpicos en ese país si nada cambia? Entonces, ¿no habría que hacer fuerza en alguna otra dirección?

De un gobierno que comercia, so pretexto de las adopciones, con las niñas que les sobra, sólo se puede esperar lo peor. De los cobardones que no han reaccionado hasta ahora, se desea que, con esa inyección de moral, espabilen y pidan justicia siempre, por todo y en todas partes. Y si no, que se callen y dejen de molestar, jolines.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿"von vivant"?

Aquí a los tibetanos les dirían que son de jarrai, kale borroka... Doble rasero.

Ludwig Van

Dulcinea dijo...

Es conocido que las libertades fundamentales en China no se respetan. Pero hay un silencio ominoso, diría cómplice, de las izquierdas europeas, que para variar miran para otro lado. Algo muy parecido es el caso de Cuba. Pero a tí te llaman facha por denunciarlo, of course.
¿cuántas democracias ha generado el comunismo? Pues eso.

Dulcinea dijo...

Leo que Castro va a permitir que los cubanos compren ordenadores.
Si al final va a ser hasta bueno.

Néstor Aparicio dijo...

Los del comité olímpico son la bomba... Y hubo Olimpiadas en la alemania de Hitler y les sirvió de propaganda del régimen. No sé qué pasará ahora.
Yo, por si acaso, me he pasado a los "todo a cien" turcos

El futuro bloguero dijo...

Tienes razón, China es igual de mala hoy y siempre, pero es ahora cuando van a celebrar los JJOO, simbolo de paz y concordia.

Por eso se está denunciando ahora, porque nunca se les debería haber concedido ser SEDE de los JJOO mientras sigan maltratando a sus propios ciudadanos.

De lo que dice DULCINEA, El silencio complice, derivado de mirar a otro lado, es un silencio no de las izquierdas europeas, sino también de las derechas europeas, vamos, es un silencio cobarde de toda europa, sea cual sea su ideología dominante en un momento u otro.

Dulcinea dijo...

Si, Futblog, es un silencio cobarde. Pero es la izquierda quien habla del compañero Fidel, o se solidariza con Chávez o Morales. Y también es la izquierda quien glosa la economia emergente china, callando a expensas de qué es emergente.

Nodisparenalpianista dijo...

"Bon", enmiendo la cosa y mantengo el lapsus, que es lo primero,a sumir los borrones con dignidad. Como se ve, los curritos entendemos poco de la buena vida. Bueno, aquí a los tibetanos se le stiene una fantástica prensa que parece adecuada asu circunstancia. Lo que gustaría es que no hubiese doble rasero y que a otros pueblos y confesiones se les tratase si no con tanta magnanimidad, al menos con cierta justicia. No me gustan las bromas con aprendices de asesinos, Ludwig.

Bueno, Dulci, la cuestión es que hay un asqueroso pacto de silencio sobre la cosa política china, que afecta a todos los de este lado del telón. Además es cierto eso que comentas, lo del atrte de las autoproclamadas izquierdas en denunciar los regímene sque les interesa e irse de vacaciones pagadas a los que les molan.

¿Qué Castro? ¿El que ya no está o el que tampoco, Dulci?

Pues si, Néstor. Además, los chinos llevan casi sesenta años con los suyo, así que el que no se de por enterado, es que no le da la gana. En los Juegos Olímpicos de Berlín, sin TV, sin la popularización de los medios de masas, aún podía colar lo de "yo no sabía". Lo que parece indignante es que ahora hayan caído del caballo y lo quieran arreglar todo con un boicotito de andar por casa.

De acuerdo, FutBlo, pero no conceciéndole unos Juegos no se arregla nada. La cosa es ayudarles a transitar hacia el respeto a los Derechos Humanos, pero mientras, no permitirles que su "modelo" sea equiparado a los demás, que con sus problemas, algo más dignos son. Sobre ese silencio cómplice, estoy de acuerdo en lo que dices, pero no lo circunscribirí a una cuestión política sino social. No entiendo que haya turistas que vayan a China. No entiendo que haya gente que siga pagando para financiar el negocio d elas adopciones. Negocio de las adopciones, si.

Dulci, de acuerdo en lo que dices, la connivencia de algunas autoproclamadas izquierdas con los más abyectos totalitarismos que corren por ahí y que renacen disfrazados de indigenismos y cosas similares. Peor en el casod e China, el más tonto hace relojes y como es un pedazo de negocio de mucho calibre, aquí del primeo al último se pone a silbar y a mirar al techo con tal de colocarles unas cuantas toneladas de chupachuses o lo que toque a los chinos de turno.

El futuro bloguero dijo...

De acuerdo con todo lo que dices en el comentario anterior.

Un tema terrible, pero que está ahí. Y siguen aumentando en número. Y lógicamente se expanderán por pura necesidad de mercados...

la amenaza amarilla decían los Nikis...

a tiza y papel dijo...

Pues fíjate, yo soy de las que creo que por algún lado se empieza. Hay tantos intereses creados en torno a ese Gigante que si el oportunismo de los aretes es por donde más les duele, ánimo y diana! me da igual que "el banderín" lo enarbolen los rojetes, por llamarles algo.

Nodisparenalpianista dijo...

Si, si, Atiza, si el que empezó con lo de la distensión fue Nixon en lo del partido aquel de pinpón, y mira que ha llovido desde entonces. Me gustaría que, de todos modos, los adalides de la paz y demás zarandajas dijesen algo sobre las penas de muerte, los abotros como política de natalidad o la ínfima consideración de las mujeres por e4esas tiwerras. Mientras tanto, los golfos y sacamantecas de por aquí subvencionan una cueva de ladrones que llaman Casa Asia. Hogar, dulce hogar.

a tiza y papel dijo...

Ay, Pianista, que me parece que también te ha llegado a ti el panfleto de Casa Asia y que yo oportunamente he "archivado",je, je.

Nodisparenalpianista dijo...

No, Atiza, pero desconfío tanto que no necesito sus papelitos. Unos paniaguados que padecen una terrible alergia al trabajo.