domingo, 10 de mayo de 2009

Bowie y Berlín

Resulta que no, que no saca disco. Que David Bowie no saca disco.
Ocuió hace dos semanas o tal vez menos, que saltó la noticia, penalti en Las Gaunas, que David Bowie se había metido en un estudio de Berlín para grabar un nuevo disco. Al parecer, la liebre saltó cuando Bowie escribió
en Tuiter o Tuister o Feisbuc o en un sitio de esos algo del estilo"En Berlín hace un frío que pela y estoy grabando un nuevo disco. Imán sigue aciza, lo d esiempre. Hala, nos vemos". A ver, entrecomillo pero me lo he inventado, periodismo-verdad, como lo del Gunther Wallraff pintarrajeado para hacerse pasar por turco. La vida misma, o sea.
eso un día. Al siguente, artículos en la pre
nsa, que si Ziggy Stardust, que si Imán, claro, que si glam que si viene, que si va. Bueno, pues a ver qué hace. El rumor era que estaba bastante retirado, un tanto achacoso y con pogas ganas de juerga, Duque Blanco, quién te ha visto y quién te ve. Oye, si e spara bien, pues hale, a por Berlín. Igual en Berlín, icho sea d epaso, en lugar de morirse de frío se estaban achicharrando, cosas del cambio climático ese que a mi me parece un poco trolerillo, pero es lo mismo, ya ves tú.
Y anteayer, por decir un día, cuentan que no, que David Bowie sigue a lo suyo, que no se que es, pongamos que jugar al críquet, yo qué s
e, jugar a las cartas o hacer calceta, qué me importará a mi, pero que de discos, que eso si que nos incumbe, nada de nada. Resulta que un falso Bowie, un impostor que se había inventado su perfil en Tuiter o eso de antes, se descolgó de la parra y nos metió una bola como el Kilimanjaro -un monte nevado en Áfirca que no lo deshiela Ava Gardner, anda ya- con lo de que estaba en el estudio dándole a la bandurria.
Vaye, pues nos quedamos sin disco de Bowie, aunque la verdad es que en la linea que iba últimamente no se sabe si es mejor o peor.

Bowie, reconodico admirador de nuestro amado Syd Barret, ha participado en algunos conciertos con David Gilmour como estrella invitada. El último que se vio o se oyó fue el homenaje que le dedicó a Barret cantando Arnold Layne, su primer éxito. Bowie aparecía bastante mazacote, con lo delgadito y dandi que ha sido siempre, cascado de voz e incluso un tanto paralizado, con lo danzarín y pizpireta que siempre ha sido, por así decirlo. Que lo de Imán uno se lo sigue sin explicar. así, los rumores sobre su mala salud y sobre unos problemas cardíacos o similares cobraban carta de realidad.

¿De qué hablará Bowie con el resto de jubilatas cuando salgana Kengsinton Park o donde sea a jugar a la petanca?
De la mili me da que no...


Cuenta Bowie que a sus catorce años (o tal vez alguno más, que es lo habitual en las folclóricas lo de quitarse décadas) vio a Syd Barret actuar en directo y quedó tan fascinado que fue el empujoncito final que necesitaba para dedicarse a lo de la música. Las camisas de chorreras, las luces de colores, las variaciones interminables, la improvisación, las lentejuelas, las drogas, la pintura, todo Barret, en suma, como un prototipo del glam pero sin las payasadas, como un Bowie sin Jagger y sin Factory, sin vocación por la pasarela, por decirlo de alguna manera.
Bueno, pues seguiremos esperando, o no, y mientras, ojo con los tuiters y similares, que somos cándidos, pero no tanto, jolines.

12 comentarios:

Marta dijo...

Que no tiene mucho que ver ¿no? pero una vez vi 'Dentro del laberinto', que era una peli sobre un cuento. Y el malo malíssssimo era Bowie. En realidad era malísimo en todos los sentidos. Porque quería hacerles la puñeta a los niños buenos y porque lo de actuar... fatal ¡je!

Marta

Myriam dijo...

Bueno, no se q decir ast que paso por aqui y saludo

Dulcinea dijo...

Bowie me parece un tanto grimoso, la verdad. Es lo que tenemos las momias, como diría el letrado.

Berlín creo que merece una entrada aparte, Pianista.

Nuestros pollos de segundo de bachillerato han ido de viaje de "fin de bicoca". Por grupos, se les dió un mapa con distintos itinerarios para que se gestionaran ellos el tiempo y lo que preferían ver. A la vuelta me cuentan que la ciudad no es para tanto y que los comunistas daban pasaportes en no-se-qué Charlie.

Dulcinea dijo...

Se fueron de viaje a Berlín, quería decir.

Néstor Aparicio dijo...

Joer, qué trago de foto...

Nodisparenalpianista dijo...

Jajaja, Marta. A mi del Bowie actor me mola en Feliz Navidad Mr. Lawrence, que era una peli muy chula y la nevera-armario de Absolute begginers. La pobre Mamádelpianista se pasó tres años lo menos temiéndose que me presentase un día en casa con un frigo viejo para usar de ropero.

Lo comprendo Myriam. Esa foto le deja a uno sin palabras!!!

Jeje, pobre Bowie, Dulci, hablando de momias, si.

Yo lo he entendido a la primera, Dulci. Tengo las neuronas mejor que Bowie y que la rodilla del Long John Silver Letrado.

Uy, mira quién vino. No se, a mi que a Bowie no le arreglan con ningún trasplante, Néstor...

El futuro bloguero dijo...

La foto de Bowie es tremenda... menudos pantaloncitos, ya te dejan sin nada que decir...

Dulcinea dijo...

!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!
!ENTRADA NUEVA YA!

a tiza y papel dijo...

Si, Futblo, en la foto parece un "trucha"; ni carne ni pescado, no sé si me explico...

Juan Manuel Macías dijo...

Es verdad, pianista: quién le ha visto y quién le ve. Y dónde está. No sé si es una boutade lo que voy a decir, pero para mí el Bowie auténtico se marchó a finales de los 90. En fin. Pero que le quiten lo bailao. Precisamente estos días estaba recuperándo(me) The man who sold the world y me está gustando mucho más de lo que me gustaba antes, allá por mi tercera adolescencia.
Hasta Bowie se hace viejo...

Marta dijo...

Pianista, pliiiiiis... quítanos ya a Bowie, que esa foto ¡mata! El pobre siempre tuvo mal aspecto porque nunca pasó por el Vienés ;)

Marta

Nodisparenalpianista dijo...

Jo, es que ríete tú de los modernos, FutBlo, que Bowie les da mil vueltas incluso en lo peor!!!

Jo, Dulci, no mme marees, que luego se me saltan las teclas.

Jaja, Atiza, pero ¿la trucha no era con jamón? O sea, con cerdo dentro, con perdón.

LA verdad es que lo he saboreado poco, JMMacías, pero la verdad es que me gusta. Sobre todo el Heroes y canciones sueltas, peor la verdad es que está llevando un poco mal su decadencia. Si acaso, aquella cosa un poco metalera, Tin Machine. Pero, oye, a un fan de Barret no le pondremos ni un pero.

Ya sabes, Marta, en el fondo soy un provocador. Aunqie no se si Viena puede arreglar Berlín. Y mira que ha habido intentos...