martes, 5 de mayo de 2009

Me los quitan de las manos

Pasábamos camino del quiosco, a la salida de Misa y entrente de un bar que se llama Los Amigos, o Los Aromas de Utrera o El Bonito del Norte o no se cómo, que regentan unos chinos y que ahora combina el pincho de morcilla con el arroz tres delicias, que ya son ganas de combinar, hay un coche aparcado.
En una de las ventanillas tiene pegada una hoja a ver si lo venden o qué. Resulta que es un Renol 5 cuatro puertas -una gente que no combina, ya se ve- que tiene más años que Matusalén. El esforzado propietario, quién sabe si conductor, le ha puesto precio en números bien gordos, 500 euricos. Pero el precio aparece tachado a lo bruto, y a mano pone 200 euros (negociables). Como ejemplo de márquetin no sería muy reseñable, esa es la verdad, porque leído así, suena a chatarrón, chatarrón. Y hala, hoy, camino del metro, me pongo a centrifugar la idea.
A lo que voy. Que uno vaya pillado y venda el buga es relativamente nomal. Que en tiempos de apretura uno eche cuentas y vea que no compensa, pues más aún. Que le venza una letra de no se qué y tape agujeros liquidando otras cosas. Pero que venda la chatarra a 500 euros, negociables, rebaje a 200, negociables también, suena a que la cosa se pone peliaguda.


No pego la foto del cartel porque el móvil, el mío, digo, también está en ese plan, o sea. Pero a cambio pongo esta, que luce más oye. Aunque, la verdad, temo haberme pasado de cursilón. En fin.

O sea, que el menda que trata de colocar ese coche, matrícula B-BH, que de treinta años no baja, para sacarle 200 euricos, le hace sospechar a uno que es una pasta para ese pobre tío. Hace no demasiados días echábamos las cuentas del Gran Capitán sobre el gasto que supone un coche en una gran ciudad. Aquí, con lo del metro y el tranvía, el autobús y los taxis, lo del coche es un lujo asiático, con sus multas, sus zonas azules y verdes de aparcamiento, el precio de los párquines de toda la vida y la jarana callejera habitual. Luego si los okupas botelloneros deciden hacerte de tu triste Renol 5 (cuatro, dos, siete, las puertas que haga falta) barra de bar portátil y pulgosilla. Que el metro esta sucio asqueroso, que te chorizan la cartera si te despistas, que si el autobús pasa como el cóndor, cuando le da el aire, que si el tranvía sólo lleva a sitios inútiles, que si los taxis cuestan un pastón de cuidado. Pero a pesar de todos sus problemas, a pesar de los notables déficits de la red, si uno lo contrapone al dineral que cuesta el coche, más seguros, gasolinas, revisiones, aparcamientos, pérdidas de tiempo para aparcar, multas de aparcamiento y demás dispendios, pues no compensa.
Y uno termina como el pobre del anuncio que traía a colación al principio del asunto: que hace cuatro días atábamos los perros con longanizas al Audi y al Mercedes, y ahora vendiendo la tartana por dos duros, me temo, para comprar pan duro. Los jeques andan negociando fabricar un coche por aquí para mantener el empleo de no se cuántas fábricas del sector. Bueno. Y luego qué. A ver cómo, con 200 euros compras un Audi. Un coche que se llamará Q3. Y parece que nadie se ha dado cuenta aún de cómo está el patio... En fin.

13 comentarios:

Marta dijo...

¿Renol 5 ó 4 puertas? ¿en qué quedamos? :P ¡juas juas!

Marta

Dulcinea dijo...

Lo mejor, sin duda, la bicicleta. Aunque, ojo, también en esto quieren meter el colmillo vampiresco los de la municipalidad.

Por cierto, te veo un poco antipatriota con esto que cuentas de de la crisis ;)

Nodisparenalpianista dijo...

¿Tú te crees, Marta, que estaba yo para contar puertas??? Con no abrazar farolas tengo bastante...

Jeje, Dulci, la crisis para el que se la trabaje!!!

Myriam dijo...

Juer con la crisis de marras

Néstor Aparicio dijo...

Ay, nada como la bici... Ni gasta, ni consume, ni contamina... Por cierto, hoy he visto a un colega por la calle con una bici como la tuya. De no ser por mi rodilla tullida le persigo para mangársela.

Nodisparenalpianista dijo...

Joer, cuatro vagos comentando... esto ya no es lo que era, juajuajua!!!!

Nodisparenalpianista dijo...

Pero que genteeeeeee... famélica legión...

Nodisparenalpianista dijo...

Aich, vale, ya seguiremos...

Dulcinea dijo...

Es que estamos de crisis, je, je, je

maria jesus dijo...

Me han puesto una multa por pasarme de tiempo y no he podido anularla, me habia pasado dos horas, y me digo, voy a donde el pianista a que me quite la depre, y te leo hablando de multas; esto ya no es lo que era. Me voy

Marta dijo...

¡Oye, Pianista! Famélica la legión vale. Pero legión y fiel. No te nos pongas quisquilloso ¿eh? (ahora le digo a la farola que comente algo también ¡je!).

Marta

Nodisparenalpianista dijo...

Jaja, la crisis de los cuarenta comentarios, que no los vemos ya ni por asomo, Dulci!!!!

Joe, Maria Jesús, dos horas de pasote, pedazo de siesta, maja... Ya sabes, damos para lo que damos...

Si, si, Marta, eso si que tenéis, que la guardia pretoriana se mantiene como una roca. Si no, de qué!!

Le poinçonneur dijo...

No querría dármelas de repelente niño Vicente, pero con matrícula BH (circa 1976), el coche que comentas no puede ser un R-5 de cuatro puertas, puesto que éste -que tenía 5 puertas- no apareció hasta unos años después.

No queda otra que el R-7 -Siete para los puristas-, tal que éste:

http://www.pruebas.pieldetoro.net/web/fotos/fotospruebas/fotos/R7portada.jpg

Coche, por cierto, exclusivo para el mercado español: o sea, un R-5 alargado, con 4 puertas que se llama 7.

¿Claro, no? :P