martes, 16 de junio de 2009

Borrachos y antiguos

Qué gente.
Esta mañana, muy de mañana, a la oscura hora en la que las discotecas, por llamarles así, cierran, diez minuticos antes, paso con la bici, el rayo que no cesa, por las calles recién puestas. Dice uno de la oposición municipal, que también hay, aunque le de a uno la risa floja, que cuando o hay periodo electoral a la ciudad habría que llamarla Bachelona, porque el asfalto está más roto que los calzones de un pirata chungo. Bueno, los piratas ya se sabe, pero por no confundir con Errol Flynn en calzas verdes dando saltos de paquebote en trirreme y secuestrando a las hijas del virrey español, que es un pérfido villano, pero que tela marinera (claro) con la morenaza de su nena, los tirabuzones y tal, que ya sabéis por donde voy, por la pasarela sin frenos y con unos ronesitos de más, de cabeza a Maracaibo, tralará.
Lo cual que a esa hora sin damas, dándo le al pedal veo ahí al fondo a unos que están derrumbándose sobre un coche. Lo que tienen las agujetas del bailongueo. Una chica, por así decir, se tambalea hacia atrás, lo que significa que se echa en el carril de los coches y de las bicis, que también tenemos nuestro lugar. Así que cuando me voy acercando y veo mejor a los cuatro jipiosos, con ese golpe de cadera que tantas tardes de gloria futbolística me ha prpoprcionado, la esquivo con arte y parsimonia, incluso. Lo de mi provervial agilidad felina, vamos. Cuando reaccionan, oigo que uno grita Induráin y algo más, pero no me entero. Hubiese quedado vulgar por mi parte girarme a escuchar, y más aún, haber parado para preguntarle, que uno es dandi hasta dándole al pedalón.

Para mi que los cuatro borrachuzos me han debido de ver así, aproximadamente. Pero doble.

Pero oye, recién ganada la Dofinéliberé por Valverde, o con Contandor dejando al personal sentado allá por donde va, me ha parecido de un inusitado mal gusto intentar echarme años encima, por mucho que haya sido recordándome al gran navarro. Claro que, ahora la peña ya no ve las bicis y contador solo suena el de Endesa y para mal, como ha de ser.

Bueno, pues nada, que mejor eso que haberme llamado Gasol, que es buen chaval, pero desgarbado un rato y eso si que no. Hala, pues mañana más, sudores pedaleros y esquivando tajados. Mira, uno, que así se divierte.

4 comentarios:

Dulcinea dijo...

Justo es lo justo. La foto que nos has pegado hoy es muy bonita.

Sí Pianista, qué tardes de toros más buenas, cantando Induráin, Induráin, Induráin... Estoooo, ¿banderillero o novillero? ;)

Marta dijo...

Pues entre este capítulo de pirata chungo, agujetas del bailongo, driblando a los tajas y a los jipis; y recordando aquél del las calles de Madrid, el takeiteasy y el nosequeaistí... pues ya me he reído un buen rato. Suficiente para recomponer esta tarde tan... desgarbada... Así que, como tantas otras veces, ¡gracias!

Marta

Nodisparenalpianista dijo...

Pues si, Dulci, el futurismo es que es muy bonito. Lástima que no pintasen cuadrillas, ciertamente.

Ay, las tardes... desgarbadas. Oye Marta, qué alegría me has dado: eres prueba empírica de que alguien pincha los lincs. ¡Albricias, al fin se que tenía sentido linquear chorradicas!

Néstor Aparicio dijo...

Ja, ja, ja... ¡Cómo me he reido! Acabas de alegrarme la tarde (esta tarde que empieza pronto y acabará tarde). ¡Ciclista!