lunes, 10 de noviembre de 2008

Mejorando o no


Escucho hace unos días una muy interesante entrevista a la siempre huidiza Rosa Díez. Muy buena dialéctica, seria y contundente, está
a la vez iluminada con esa especie de simpatía de los antipáticos. Es decir, algo así como un aire un poco incómodo que la hace más comprensible. Es algo difícil de explicar, pero usemos la metáfora de sus antaño chillones pelos rojos, naranjosos, panocha, cortados de insólita forma que no gustan en si, pero que gusstan para ella, o sea. Es decir, adecuados pero difícilmente extensibles al resto del personal. Vaya, mi opinión, o sea, lo de siempre, que cuento lo que quiero.

Tanto en esa entrevista, como en un artículo de fondo del otro día, insiste en una cuestión interesantísima que no por evidente ha conseguido permear a según qué botarates. Ella dice, con respecto a la lengua, que el castellano no necesita protección siendo el idioma de mayor pujanza en el mundo, pero que sí la necesitan los castellanohablantes que ven recortados sus derechos. Bien, es evidente. Y entonces va al meollo: los derechos son de las personas, pero no de los idiomas o de los territorios, que es una matraca con la que no deja de torturar el extremismo radical de por aquí, de por allá y de por enmedio. Bien dicho por Rosa,a pesar de que eso es una simple evidencia, esto es, el acierto no es que ella lo diga, sino que es un error que los demás no lo suscriban, pero vale.

Es evidente que Díez ha supuesto cierta renovación de la pseudoizquierda acomplejada que le tiemblan las canillas al hablar de su país, pero cuando se trata de temas de fondo, ella sigue donde está. Lo cual que no entiendo por qué la odian tanto, si por española, por inteligente o por izquierdista.
Sin duda y a pesar de todo, mejor que sus comilitones.
La foto que ilustra esto es de la Universidad Complutense de Madrid, un refugio de saber, inteligencia diálogo y búsqueda de la verdad, como, en general el resto de universidades españolas. Sirva como muestra de cómo trata la ortodoxia a la supuesta discordancia. Y no he uesto fotos más burras por respeto al perosnal.


Lo que me cruje en Rosa Díez, como extraños veo sus pelos, es que esa sensata doctrina para con los idiomas y los hablantes no la extienda a los aspectos relativos a la vida. Que no proteja con la misma vehemencia el derecho a vivir de los que están llegando (seres humanos perfectamente distintos de sus progenitores, por mucho que su estado sea prenatal, a puntito o embrionario, no jorobemos) o a los que están a punto de partir, cuya dignidad está, precisamente en afrontar esa partida como cierre en plenitud de la vida en este mundo.
Pero aún me gusta menos que Rosa Díez, ante según qué auditorios no afirme su posición pro eutanasia y pro aborto total, como si quisiera pescar votos en caladeros revueltos. Ante tanto anzuelo grosero, besugos, huyamos hacia aguas tranquilas. Vamos, digo yo.

10 comentarios:

Berenguela dijo...

Buenos Días, Pianista
EStoy totalmente de acuerdo contigo. Yo cuando escucho a Rosa Diez, siempre me parece que dice cosas sensantas, pero no se por que te deja como cierta inquietud que diga cosas que serían más propias de otras bocas, pero claro si la escuchas en más de un ambiente te das cuenta que según donde pone más énfasis o menos en defender según que, en fin lo de siempre de los politicos, lo que pasa es que estamos tan sedientos de políicos que se preocupen de verdad de los intereses comunes, que a veces, estamos dispuestos a beber en cualquier pilón con tal de aliviar la sed .... y luego pasa lo que pasa.

Myriam dijo...

No se si estamos mejorando o no pero a peor no se puede ir, bueno si se empeñan mucho sí.

Rosa Diez me parece lo mejor dentro de lo malo, pero no como para votarla.

María dijo...

y yo que no se qué contestar.... como dices al final, siempre me pareció que no era clara del todo...

Adaldrida dijo...

Rosa Díez me gustaba cuando era del PSOE por eso, porque estaba dentro y decía todo lo contrario... Ahora que ya está fuera, pues... ya no me gusta, y es que las mujeres somos contradicción pura.

Dulcinea dijo...

Me da la impresión de que intenta pescar votos de la izquierda y de la derecha. Un sí pero no.

Inquieta por su vaguedad, porque cuando quiere es clara y directa. Y da que pensar que sea tibia en determinados temas.

No la votaría por lo anticatólica y anticlerical que es. De eso, por ejemplo, habla bien poco.

Nodisparenalpianista dijo...

Hola Berenguela. Suscribo algo muy parecido con el caso de Ciudadanos. Será que tenemos sed de justicia...

Uy, Myriam, que cuando nos ponemos en lo peor... A mi me parece mucho mejor, pero para los otros.

Ojo, María, y no dudo sobre su sinceridad. Pero no veo claridad.

A mi me gusta Gotzone Mora por valiente y por decente, Rocío.

Es que hay temas en los que no entra ni loca, Dulci. Y eso, por ejemplo da una cierta mala espina, lo mismo que en el caso Ciudadanos, tal vez porque si es igual de clara, deja de pillar votos según dónde. De todos modos, y siguiendo la doctrina del mal menor -con perdón y con respeto- la prefiero a muchos de sus comilitones.

Dulcinea dijo...

Pianista, con tu permiso, déjame que abra una ventanita en tu blog, para mandar desde ella un millón de besos a las familias de los militares españoles que han asesinado en la Guerra de Afganistán.

Vaya para ellos el respeto, el agradecimiento y la Oración.

Nodisparenalpianista dijo...

Si mi güep puede ser esa ventana, Dulci, que se abra cuanto antes. Todos sabemos que la muerte no es el final y que dulce et decorum est pro patria mori.

Atiza dijo...

Amén.

Myriam dijo...

Me sumo a las oraciones, el respeto, los abrazos y todo.