lunes, 22 de diciembre de 2008

El soniquete y el papelito

A mi, de la Lotería de Navidad lo que me gusta es el soniquete en el transistor, porque, claro, lo asocio a lo del comienzo de las vacaciones escolares y eso está la mar de bien. Ahora, en jornada laboral es un poco tostón, porque no paras de oir topicazos, que si sale en siete, que si que suerte los de Sort y que al final a ver cuánto dinero hemos puesto los de aquí para que lo lleven los de allá, con lo que, claro, le vas cogiendo una cierta ojeriza. Entre eso, lo del pobre calvorota y lo de que los premios los canten en euros, que, entre nosotros, suena así como vulgarote y mal rimado, pues que la Lotería se me hace un poco más antipática. Y luego lo de los bobos disfrazados. Que el de los botones era como el toque británico de humor flemático, pero a la que se han creído que es jalogüín, pues eso, que muy mal.
Lo cual que lo único de interés de la cuestión es lo de los papelitos. Que no tienen premio, vaya, pero que son bonitos, que luego los llevasa la copistería, te los plastifican, los recortas con cuidadito y te quedan unos marcapáginas estupendos, que los dejas dentro d elos libros y al cabo del tiempo los vuelves a ver y dicers, vaya, la lotería no me tocó, pero este libro no estuvo mal o qué bueno o lo que fuese, según.
Y si le ha tocado a alguien, que reparta, joer, que tampoco hay que ser agonioso.

9 comentarios:

Myriam dijo...

Ja ja eso se llama aprovecharlo todo :)

Marta dijo...

El otro dia escuché en la radio que a más del 84% de los que juegan, no les toca nadadenada... Claro, con esos datos, quién va a tener esperanza de éxito. Pero no importa. La esperanza de verdad se pone en otras cosas. Y la gracia del transistor y el billete marcapáginas (los míos, sin plastificar, he de confesar) tienen su cosa tradicional y entrañable. Qué más le vamos a pedir. Y si toca la pedrea, un pintxo en el bar de abajo, aunque haya que añadir tela del propio bolsillo, que para todos no llega.

Marta

El futuro bloguero dijo...

Pues el reintegro.. así que no tendré marcapáginas...

Pero me tomaré el pintxo a la salud de Marta.

Dulcinea dijo...

Yo todavía confío en los premios pequeñitos. A ver si me paso a mirar.
Aunque me temo que me tocará seguir pringando.

Nodisparenalpianista dijo...

Juajua, Myriam, los pobres que nos la sabemos larga!!!

MArta, son actores. No les toca a nadie. A ver, vete a a cafetería esa de la Gran Vía a ver si existe alguno de los camareros que salían en la tele. Buuuu, todos actores, como los del diario de la Patri.

Jo, FutBlo, si es que nos alegramos con lo que sea. Y oye, con un pincho y café con leche yo soy el tío más feliz del mundo.

A pringar, Dulci, a pringar, aunque si, los premios pigmeos también nos hacen un apaño...

Nodisparenalpianista dijo...

Por cierto, tiene pinta de indeciso ese número: 32365, o sea, que quería ser 4 pero no sabía cómo decirlo.

Dulcinea dijo...

Para números indecisos los de mi báscula del baño. Temblequean como cobardes, como si no se atrevieran a decirme lo que ya sé: mi peso.

Voy a darle un tiento al turrón de chocolate, no vaya a caducar :)

Lidia12 dijo...

Me salté la clase (porque mira que tener clase el día 22 después de que llevamos tres semanas perdiendo el tiempo con la ocupación) para escuchar la lotería. "Este año sí"; pero como siempre nada de nada. Y eso que ha tocado en Barcelona.

En fin tendré que hacerme rica a costa de mi trabajo xD

Lidia

Néstor Aparicio dijo...

Lo importante es la salud (snif).