jueves, 10 de abril de 2008

Esto es una vaca


Según recuerdo, que la memoria es traicionera y las horas de estudio nunca suficientes, anduvieron Theo van Doesburg y Mondrian colaborando en sus cosas de pintura y de teosofía, que ya se sabe que en las tierras frías y oscuras la gente lee mucho el periódico y termina por dedicarse con verdadera pasión a esos menesteres.
Van Doesburg abstrajo de una vaca una figura cuadrangular, una especie de deconstrucción, como si dijéramos. En eso estaban, en que si la dinámica de los colores, la espiritualidad de la línea, el más acá del trazo y la trascendencia de la composición.

Me imagino, por las pelis, claro, ese tiempo en blanco y negro y con una cierta aceleración en la cámara de manivela, porque a falta de motor, el ritmo es así. Y, allí, en mitad de ese largometraje, un estallido de formas sencillas, de colores básicos, como una ráfaga de modernidad imposible. Entre levitas y bombines, motores antiguos y maquinismo moderno, unas pinceladas puras. Cosas que se me vienen a la mente.


Un día Mondrían pintó algo en diagonal. Es decir, cedió los ángulos rectos y optó por formas de rombo. Y se lió una buena. Al parecer, a van Doresburg le sentó la cosa como una patada en los dientes, se peleó muy duramente contra él y dejó de hablarle. Y el uno siguió con su arte puro y el otro también. Cada cual conforme a su ortodoxia, por así decirlo, a su aire y labrándose su propio camino. Pero no se volvieron a hablar nunca más. Sus caminos, de angulados, intersección de artistas, se convirtieron en paralelas de rivales.
Según las cosas de la prospepridad y la fama, Mondrian llegó más lejos, porque a alguno le suena y hasta hay una Vespa y unos servilleteros de La Casera inspirados en su obra. Al pobre Theo van Doesburg le conocen tres o cuatro y a su vaca aún menos. Yo soy más de Mondrian, sobre todo en su versión bugui-bugui, pero me encantan las vacas, las vacas de campo, con moscas de campo, su calor y sus cosas para el abomo. Son majas las vacas, hasta para van Doesburg.

Para el museo.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues paso por paso aceptamos vaca como animal de compñía... Pero vamos sino me pones los antecedentes no me lo creo.

Un beso.

Lidia

jsvico dijo...

Fantástica entrada, Pianista. El boogie le sienta muy bien a tu piano.

jsvico dijo...

Fantástica entrada, Pianista. El boogie le sienta muy bien a tu piano.

Dulcinea dijo...

Pues no. De vaca, nada. Sería una vacilada de los dos para dar que hablar. Y vaya si han dado...
Pero Mondrian sí me gusta. Aunque tiene cuadros más bonitos que ese, la verdad.

Marta dijo...

Nunca lo había visto antes pero me pasa como a Lidia. Si no llegas a mostrarnos la secuencia... no habría visto una vaca ni aun queriendo verla.
Muy majas, las vacas, sí por cierto. ¿Sabes qué tal se llevan con las gallinas?

Juan Manuel dijo...

Gran entrada pianista!. Me ha encantado. A Kate le ha gustado mucho también...

Néstor Aparicio dijo...

Pues lo cierto es que me parecía a mi una gallina, pero claro, ahora, con el asunto ese de los fotogramas... Pues que no tengo más remedio que ceder.

El futuro bloguero dijo...

Gran explicación paso a paso, en cuatro para llegar a la vaca cuadrada.

Nunca habría sabido hacer el paso de atrás adelante.

Nodisparenalpianista dijo...

Jeje, oye, pues mira que se ve clarita, Anónimolidia, que es buen nombre de vaca. Clarita, ojo.

Ya sabes, JSVico, que mi pianocóctel está afinado para los mejores mugidos.

Pues para mi que si, que un punto de vacilones tenían los dos, Dulci. Pero e4ste cuadro no es de Mondrian, es de van Doesburg, que no se si te entiendo mal o te he despistado con las autorías.

Yo siempre he sido mucho más de vacas que de gallinas, que si no fues epor los huevos, pues poca gracia tendrían, Marta. Interesante secuencia, para que luego digamos que no sabemos ver las cosas. Pues paciencia, imaginación y muuuucho interés.

Gracias JMMacías. Lo que daría Kate por pillar un chuletón de Burgos.

Es que el amarillo es muy traicionero, Néstor. Lo raro es que no hayas visto margaritas (de las de beber) en lugar de vacas gallináceas.

Uy, FutBlo, pues espera a que entre María y de un pasito p'alante y un pasito p'atras. Vaca no, peor bailonga, seguro.

a tiza y papel dijo...

Pues yo me quedo con la Vespa; no de la Lambretta, pianista, que te veo venir por aquello de mi "insultante" madurez. Aunque ahora que lo pienso no sé que cual de las dos es "menos moderna";)
De cualquier manera, la Vespa, no me hace pensar y con la astenia me cuesta digerir hasta el arte!

Nodisparenalpianista dijo...

O sea, Atiza, ¿ahora te nos vas a poner en plan maduritam bullanguera?? YA te echábamos de menos por el garito. No dejes de venir, en moro, lambretta, vaporetto o en lo que haga falta!!

manuel-tuccitano dijo...

a los pintores modernorros no los entiendo...desde luego si no pones todos los pasitos hasta llegar al "vacurrio"... lo mismo parece un huevo frito con morcilla... Saludos

Nodisparenalpianista dijo...

Es quee sto del arte, amigo Tucci, mejor verlo con la tripa llena!!!

a tiza y papel dijo...

A pesar de "la astenia" intentaré pasarme. Dejo la Vespa y la Lambretta, cojo el boleto del Vaporetto y estoy en un "pliqui". (éso del pliqui lo dicen mis okupas y yo me lo he aprendido porque suena como a rápido, verdad?)
No es que "me ponga de madurita", pianista es que lo soy y también bullanguera; éso un montón.