martes, 7 de octubre de 2008

El Merca

Pues va y cierra el Mercadona. Eso, que podría parecer asunto baladí a los lectores menos preocupados por los asuntos de abastos y despensas, cazuelas y sartenes, espátulas y pinchos, hervidos y pochados, un minutico y un credo rápido, tostadito y no quemado, natural y del tiempo, pero a mi, que me gusta disfrutar del placer de la compra y la cocina, me resulta dramático. Luego por la costumbre, que, como se sabe, es cosa que tranquiliza mucho a los ánimos inquietos. Que si la gaseosa que me gusta es esa. Que a ver dónde encuentra uno las salchichas de franfur esas impronunciables, que si los yogures de trozos, la Alhambra especial 1925, el matamoscas que huele a limón y el chorizo de Pamplona marca Kiliki, en fin.


A ver si no están para darles un muerdo sin pestañear,

que es que si os lo digo es por algo

Oye, pues vete al Caprabo. Ya, pero no es lo mismo. Bueno, pero casi, y además igual hasta te sale más barato, ahora que los visires de la cosa quieren subvencionar la butifarra y el patufet. Porque resulta que han decidido, con el consiguiente rebote de todo el sector, que ayudarán a la venta de productos aborígenes, vía subvención a esa cadena se supermercados. Catalanes. ¿Pero no los compró el Eroski de la Cooperativa Mondragón? A ver, ¿ya empezamos con la manía persecutoria carpetovetónica? Ay, cuán diferentes son los hechos diferenciales, jolines, que no hay quien se aclare.

Pero la sustancia es que se me acabó la pasta de dientes verde. De menta, a ver. Si, aquella que accidentalmente solía mangar. Y es que, claro, cuando uno empieza a precipitarse por el risco del crimen, pues hacerlo entre amigos, mejor, dónde va a parar. O sea, robar, pero en sitios de confianza, donde toda la vida, vamos, que esto luego se llena de aficionados y no puede ser, hombre, no puede ser.

Lo cual que el sábado a mediodía echaron el cierre para unas reformas, cosas del aire acondicionado, esa modernez tan perniciosa, las cintas de las cajas y todo así. Bueno, pues que sea para bien, pero que pasen rapiditos estos dos meses, porque las voy a pasar canutas. A mi, lo que me habría gustado es, entre el funeral vikingo y los ritos de purificación cavernícolas, haberle prendido fuego al antiguo Mercadona, para que de sus cenizas surgiese uno con vigores renovados y turrón de chocolate. Y pasta de dientes, que después del dulce ya se sabe, que luego se os cae la piñata y hala, todo el día comiendo purés.

Ay, qué mal lo estoy pasando.

10 comentarios:

manuel-tuccitano dijo...

seguro que hay por hay otro merca para comprar.. bueno para "afanar"... la crisis hace mella...y no solo en los dientes...salud

Néstor Aparicio dijo...

¡Sielos! ¡Si me cierran el Mercadona acaban con mi dieta mediterranea! Cruzaré los dedos.

Marta dijo...

Oye, y ¿no puedes comprar la pasta de dientes verde y lo demás en Mercadona-on-line? Hombre, supongo que chorizar con la lista de la compra por internet será complicado... pero si se trata de sobrevivir, quizá puedas pagar el pedido-web durante dos meses y, cuando reabran el garito, ya te desquitas volviendo a mangar...

Anónimo dijo...

¡Qué susto! pensé que el Mercadona lo habían cerrado para siempre... y que había sido por afanar mercancía...

Me tranquiliza saber que podrás seguir con el deporte en tiempo de turrones je, je.

María G ¿lo dejamos así? "la que todavía es amiga de Myriam"

Myriam dijo...

Menuda Paena, Fianista

María dijo...

...¿no dicen que lo cierran para mejorar los sistemas de seguridad?. En mi casa hacemos la compra on line, en eroski y nos funciona bien. Cada semana nos traen un regalito! juajuajua. Los yogures del mercadona son un clasico!!!! pero tranqui, que por lo menos tienes la certeza de que volverá a abir. Espero que para cuando lo abran no te hayas acostumbrado a robar pasta en caprabo y a su espetec o a su gaseosa... que entonces te costará volver a lo de siempre!!!! Pero miralo por el lado bueno, ahora puedes volver a las tienditas pirantonas de barrio!

Rocío Arana dijo...

Myriam ha descubierto una nueva palabra, entre Pena y Faena: Paena. Bravo.
Yo compro en Mercadona pero por los interneses, claro que así no hay quien afane...

El futuro bloguero dijo...

Recuerda que donde hubo un Plus Superdescuentos, el de los Miniprecios, hoy hay un Dia.

Donde hubo un pryca hoy hay un Carrefour.

Donde hubo un Mercadona? Que te pondrán...?

Alcampo
Eroski
Supersol
Ahorra más...

Dulcinea dijo...

Ya veo que te afecta una jartá. Piensa en lo bonito que estará cuando vuelvan a abrir y la de pasta de dientes que volverás a mangar ;)

Y ni pisar el Caprabo, que es de los malos.

Nodisparenalpianista dijo...

Jaja, Tucci, pues si que hace, si. Pero mejor cerquita, y llámame perezoso.

Néstor se te está poniendo cara de pizza Tarradellas.

Jo, Marta, me acabas de arruinar, con tu presupuesto tecnológico mi antiguedad vokinga. Además, demasiado fáci, que si no el Tucci se creerá que soy demasiado perezoso. Hay que dosificar.

AnónimoMaríaG, ¿tu deporte es chorizar turrones? Recuerda que después de comer dulces hay que cepillarse la piñata, y que el rey de los alijos de pasta (de menta) soy yo, así que hagamos negocios!!

Fena y paena Pyriamp

Ños caprabos son unos chungos, María, tan sobraditos que van y les hacían los anuncios la Terelu y la MamáCampos. Y encima los sátrapas quieren subvencionarles, así que yo paso de comprarles. Pero lo de robarles las butifarras suena de perlas... ¿me das unas clases?

Bueno, Ro, supongo que le inspiró el arroz aquel carbonizado: una paena!!! Oye, que los pufos interneteros están a la orden del día. Hemos de trabajarnos el cibercrimen, seguro.

A mi, FutBlo, mientras me aseguren la pata de dientes, el vermú Pratti el choricico y esas cosas, que pongan lo que les de la gana, pero que lo pongan prontoooo!!!!

Mi sueño, Dulci, es que pongan un piano al lado del estante d ela pasta de dientes. O un Wanted: Nodisparenalpianista. Y a echarse a dormir!!!