martes, 28 de octubre de 2008

La fiesta del señor embajador

Jaicutre es al haiku lo que tontolíndromo era al palíndromo, o sea, un rato de aburrimiento, una buena dosis de aburrimiento y poco más que un lapiz y un papel (a veces ni eso) para entretenerse. Mucha de la culpa de esa pasión por perder el tiempo y las neuronas se le debe al añorado Peter, que nos tenía contagiaditos, a ver si no.

Ya que el habitual cómplice Pierrot le Fou sigue atrapado en un afrancesamiento tenebroso, me he visto en la terrible obligación de tener que perpetrarlos solo. Bueno, salieron entre otras cosas, éstas.
Así que allá va la historia:

Hay que ponerse en situación: un club inglés, o mejor aún, la recepción del señor embajador de los anuncios de Ferrerorocher. Uno de chaqué, coñac en mano, bruma azul del cigarro que conversa un tanto lánguido con un compañero de la sociedad:

-¿Es esa crisis?

-Si, sir.

-Cásese.

De pronto una hermosa joven irrumpe con un traje rojo fuego y un osado lenguaraz que viene de las colonias les pregunta sobre la mujer de exótico nombre.

-El bonaerense

-¿es Nerea noble?

Para entonces, más de uno está ya dando la nota

-o do ebrio o ir beodo

Y comienzan a preguntar impertinencias sobre las intimidades y las creencias

-Masón no, Sam

Un preboste pidió calma ante la que se avecinaba y trató de apaciguarles

- Oír es serio: ¡Oren en enero!

A lo que un resentido meapilas comentó por lo bajini

-Y lo supero: oré, pus olí

A esas alturas del festejo, todo el mundo se temía lo peor. Un agregado al embajador de Croacia tenía que soportar a un letraherido embriagado por el exceso de gintonics:

-O vi sol, un limón, no mil nulos, Ivo

Un bohemio pedía música y otro quería un reto deportivo

-Sitar gratis

-Salta atlas

Hasta que las cosas terminaron de torcerse y comenzó la pelea entre bretones y vikingos. Primero fueron insultos:

-Söner, Ed, atrás, sarta de renos

E incluso insultaron a las damas, religiosas seglares y gemelas:

-Sor Basil, si libase esa bilis, Lisa Bros.

-O beso o sebo

Ante todo aquel jaleo de locos y juramentos malcarados que ya nadie entendía

-Oídos al motín: robaba a babor. Ni Tom las odió

-Le rujo: o juro orujo o jurel

el pobre sir casamentero, que también tuvo que oírse lo suyo (Sir gana rana gris), terminó por acercarse a tan hermosa señorita y, aunque armado de valor, deslumbrado por su encarnado traje, le espetó:

-Ave, Eva

Abuso o suba

al autobús, subo tu ala

A lo que ella, que era de un país lejano y aún no dominaba demasiado bien su idioma le respondió:

-Mañana, Ana ñam

Allí condesa, a sed nocilla

Y mientras se marchaban en una diligencia hacia los lagos del norte, un humilde campesino que iba a reciclar sus tierras para otros negociados recordó un bello refrán muy adecuado para la ocasión:

-Se logrará arar goles.

Y así terminó la fiesta del señor embajador y de los ferreorocher con licor.


PD: nueva encuesta aquí y nueva música en la sala noble.




8 comentarios:

Myriam dijo...

¿Mande?, o estoy empanada que es muy probable o no entiend nada de nada:)

Marta dijo...

Pianista, ¡¡es buenísimoooo!! ¡¡Te saliste!!
Una al final no sabe si está en plena fiesta del embajador con la lengua hecha trapo por las copas... Qué risa...
Seguro que al maestro Peter también le parece genial.

manuel de la rosa dijo...

está todo muy claro...voy hincarme 8 gintonicz,y a lo mejor me entero de algo.

saludos

Dulcinea dijo...

Bueno, te lo achacaremos al licor de los bombones y a los yintonics,
porque si no, no te entiende nadie, majo.

Nodisparenalpianista dijo...

La respuesta correcta era
Nada, Adán
Myriam.

Juajua, Marta, me reí bastante escribiéndolo. O sea,
Ayer reía (con una pequeña trampa)

Tú para tajarte, lo que sea, amigo ManuelTucci. Es decir
Honor o ron. H (o sea, que me quedo mudo)

Que si Dulci, pero has de leer con el espejo. Como decía el clásico
Se verla al revés.

Myriam dijo...

Vale lo intento otra vez, pero no lo tengo muy claro.:), estamos esperando una foto tuya en mi garito o no hay tarta

jsvico dijo...

Pero la fiesta tuvo un epílogo subidillo de tono:

-Oh, la, la! Ahora roa a Lalo!

Dulcinea dijo...

Eso, eso, Miriam, si no foto, no tarta. jua, jua,