jueves, 2 de octubre de 2008

El rotulador


El rotulador negro, gordo, basto, que calcaba tanto que tenía que poner un diario viejo debajo para no traspasarle y manchar el tapete de la mesa camilla.

¿Qué andas?
Aquí, con cosas.

Porque si le decía, le diría que hombre, qué dices, hombre. Pero se pensará que ando con lo de los módulos o así. Y ya verá luego.
Y ella planchaba, porque tampoco le hacía caso cuando le decía que lo dejase, que descansase, que si no cómo le iba a bajar la inflamación de la pierna. Chico, pero habrá que hacerlo, ¿no te parece? Y si, le parecía, pero dos duros de más o de menos eran un exceso si andaba un poco pocha. Aunque en ralidad eran un lujo. Y lo sabían, claro que si.

Total, a ver, le iba dando vueltas. Para cuando me pregunte, le contesto. Mira, en fiestas no compensa. Para cuatro borrachos que vamos a tener, que la mitad ni pagan y la otra mitad que no va a haber manera de sacarles, como nos ponen esto, no compensa, que ya sabes mejor ni abrimos. Luego todo el mundo a la playa, que va a salir más caro tener la luz encendida que los dos duros que haremos en cafés. Y luego pues ya vemos. Unos días antes abrimos para ir montando las cosas, adecentamos un poco esto, limpito, igual le podemos dar una mano de pintura al techo y volvemos con más ganas que antes. Ya, pero ¿y el alquiler? Pues se aguanta con lo que tenemos y ya recortaremos de alguna parte. Oye, pero es que igual en verano, cuando todos los demás cierren, si estamos, vendrán todos. Pero mujer, si aquí no se queda ni el gato. Sólo cuatro desgraciados como nosotros, que por no gastar, ni respiramos. Y bueno. Y vale. Y probablemente no llegarían a decirse tanto, porque eso ya se lo sabían. Y tan bien se lo sabían que no necesitaban recordarselo cada dos por tres. Porque no era bueno. Seguramente sería mucho más fácil. Echamos el cierre hasta que vuelvan los estudiantes. Pues venga.



Hizo unas grandes letras negras con el lápiz. Las repasó con el rotulador gordo. Luego, con otro rotulador, gris, les pintó a los lados que parecían en relieve. Después guardó cuidadosamente la hoja en el portafolios.
Al día siguiente, cuando se iba, a las seis para ir abriendo, la dijo al despertarla, tienes elcafé recién hecho, pero eso ya lo sabía porque el aroma de su recuerdo le había llegado ya. Te he de enseñar una cosa que hice ayer mientras planchabas ¿Los módulos? No, otra.



Nada más llegar, como siempre, le dio a la cafetera para que se fuese calentando el agua, tiró de la cisterna de los dos retretes y dejó los diarios en la esquina de la barra. Sacó la hoja del portafolios y borró alguno de los restos del lápiz, que siempre le quedaba un poco marrano, cosas de las prisas y de las ganas de seguir haciendo más, que no hay tiempo y el poco que hay, hay que exprimirle. Volvió a meter el letrero de las vacaciones en el portafolios, no sea que le eche un café encima, con lo chulo que me ha quedado.

Al abrirle la botella a aquella chavalita que parecía un poco ida, notó que le salpicaban unas gotas.

El papel.

Y ella le miró desde la cocina, donde las croquetas, como si hubiese adivinado que se le manchaba, se le estropeaba un sueño.

18 comentarios:

Myriam dijo...

Me gusta, si de verdad que me gusta.:)

Néstor Aparicio dijo...

Pues chico, que -después de varias entregas- ya casi creo que se merecen unas vacaciones, los dos juntitos, a Benidorm o a Punta Cana. Y que den rienda suelta a los sueños y que manden al garete la hipoteca y que se suelten el pelo y hagan burradas de las que luego se arrepientan y...
Y lo que sea, pero los dos juntos.
(Qué bueno, pero qué bueno lo que escribes, joer).

Myriam dijo...

Ups, casi se me olvida ¿qué me llevo?.
¿Un rotulador con vacaciones incluidas?

Marta dijo...

Si se me ocurriesen a mí estas cosas... Es envidia cochina, que sepas. Y me encanta.

Nodisparenalpianista dijo...

Gracias Myriam.

Jaja, Néstor, tú lo que quieres es que hagan burradas y que te llamen a ti de abogado de oficio, sobre todo si están en las Bahamas, ¿no? Y gracias!!.

Myriam, un rotulador fosforito para que subrayes las recetas de arroz.

Jaja, Marta, no te creo ni media palabra. Pues anda que no estás tú sobrada de ideas!!!

Dulcinea dijo...

Yo también les animo al desmelene, que tanto atender a lo urgente, a veces descuidamos lo más importante, que es la gente que queremos, jolines.

Eso, eso, Marta. A ver si curramos un poquito en la Bulla. Para variar.

El futuro bloguero dijo...

Me adhiero al grito de admiración general.

A veces me pierdo, pero siempre me gustan las de esta etiqueta de "si se me ocurriera..."

Bravo.

Myriam dijo...

Vale pianista, ¿puedo utilizar el rotulador fosforito como azafran? juas juas.

txispitas dijo...

Muy bueno, si.

Nodisparenalpianista dijo...

Jo, Dulci, pobretes, si es que bastante tienen. Y si, me uno: Marta cúrratelo!!!!!

Jaja, FutBlo, qué jeta tienes!!!! Un día de aburrimiento funcionarial pinchas la etiqueta y te lo lees de corrido. Gracias!!!

Joer, Myriam, luego te bombardearán por fabircar armas de destrucción masiva (de la risa). Y con razón. Por otra parte, si dentro de ocho añlos te acercas a la cocina de la cena del año que viene (curioso, si), te arreo dos chufas de campeonato con mi bolso de reina madre.

Gracias, Txispi!!!

Nodisparenalpianista dijo...

Y basta ya de hacerme la pelota, malandrines.
Quiero un patrocinador YA!!!!!!

Rocío Arana dijo...

Vengo al peloteo.
ES GENIAAAAAAAAAAAAAALLL!!!
(Y sabes que te digo la verdad, porque si no, digo otra cosa, hum...)

Nodisparenalpianista dijo...

Gracias, Rocío, maja, me abruma tu sinceridad...
pero... ¿el patrocinio cómo va?

(Por favor, un comentario más, que me quedo en 13 hoy y el otro día en 19, joer,a las puetras de 20 que mola mucho más, joer)

a tiza y papel dijo...

Vaya pianista. ¿Tu musa de hoy iba de policía?. A ver si no.

Myriam dijo...

Venga el comentario 14, en la cena cocina Nésto o lo paga todo o algo así

Myriam dijo...

Se me ha colado Atiza, ja ja era el 15 y este el 16

Vida dijo...

Ha sido increíble. Sin duda te leeré más a menudo.

Nodisparenalpianista dijo...

¿De policía? No lo pillo Atiza... ¿o es un chiste finlandes de por ahí?

Myriam, deja de quemar arroz, que el humo tóxico te hace perder las cuentas.

Myriam, no insistas!!!!

Bienvenida, Vida. Me sobrevaloras, sin duda alguna, cosa de los humos tóxicos del arroz de Myriam. Es grato recibir nueva gente por aquí.